Frank Magnitz, de Alternativa para Alemania - Reuters /Vídeo: Brutal agresión a un líder de AfD

Brutal ataque contra un líder regional del partido anti-inmigrantes AfD

La agresión, a todas luces despiadada según las fotos de la víctima publicadas por el partido, es un síntoma del clima crecientemente violento que ha de enfrentar Alternativa para Alemania

Corresponsal en BerlínActualizado:

El ataque se produjo a media tarde, en las inmediaciones del teatro en la plaza Goethe de Bremen, el centro de la ciudad. El diputado y líder regional del partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD), Frank Magnitz, resultó gravemente herido al ser golpeado por varias personas, con una viga de madera y otros objetos contundentes «hasta dejarlo inconsciente, y siguieron dándole patadas en la cabeza cuando ya se encontraba en el suelo». «Gracias a la valiente intervención de un obrero, los atacantes no pudieron llevar a término sus intenciones y Frank Magnitz salió con vida, aunque ahora se encuentra gravemente herido en el hospital», señala el comunicado publicado por el partido. Debido al cargo de la víctima, la policía parte de la hipótesis de que se trata de un ataque de trasfondo político y busca posibles testigos de la agresión, mientras desde AfD se lanzan acusaciones al resto de los partidos. «No sólo La Izquierda, sino también los socialdemócratas y los verdes apoyan a los antifas y sus ataques», ha denunciado en su página web, refiriéndose a los violentos radicales de izquierda a los que, a la espera de los resultados de la investigación policial, atribuye el ataque.

«¿Es esto lo que quieren las otras fuerzas políticas? ¿Es esta su idea de democracia? Una y otra vez la AfD es blanco de ataques de izquierdas que no son condenados o incluso son apoyados por los otros partidos», se ha quejado la formación, que habla de «un día negro para la democracia en Alemania». La copresidenta de AfD, Alice Weidel, ha cargado contra «los políticos de los viejos partidos y los medios de comunicación», a los que dice considerar «responsables». El hecho es que desde el resto de los partidos sí se ha condenado el ataque. «Tampoco hacia AfD está de ninguna manera justificada la violencia», ha dicho el líder de Los Verdes Cem Özdemir, que ha expresado su esperanza de que los agresores sea detenidos y condenados pronto pero que no pudo evitar soltar la coletilla: «El que combate el odio con odio, finalmente deja que el odio gane». El ministro de Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas, reaccionó rápidamente en Twitter recordando que «la violencia nunca debe ser un medio de debate político, sin importar quién o cuáles sean los motivos». El portavoz de Merekl, Steffen Seibert, ha condenado el «ataque brutal»y ha deseado que, «con suerte, la policía atrapará pronto a los autores».

La agresión, a todas luces despiadada según las fotos de la víctima publicadas por el partido, es un síntoma del clima crecientemente violento que ha de enfrentar AfD. La semana pasada se registró una explosión frente a la oficina del partido en Döbeln, en el este del país, que causó daños materiales y dejó un claro mensaje de hostilidad. Dos furgonetas aparcadas cerca y el edificio adyacente resultaron dañados, lo que indica que la deflagración fue de cierto alcance, pero la policía no ha informado del material explosivo utilizado ni su origen. Tampoco ha hecho pública la identidad de los tres ciudadanos alemanes de 29, 32 y 50 años detenidos como sospechosos, y que después fueron puestos en libertad sin cargos. La Fiscalía de Chemnitz alegó falta de motivos suficientes.

En las últimas semanas, se ha registrado un aumento de ataques por motivos políticos contra oficinas de AfD en el estado federado de Sajonia, todos ellos han sido ataques a la propiedad, así como una serie de iniciativas civiles contra AfD ante las que el partido asegura sentirse acosado. Un cine de Hachenburg, por ejemplo, ha ofrecido entradas gratis a los miembros de Alternativa para Alemania para ver «La lista de Schindler» de Steven Spielberg, que cuenta la historia real de un empresario alemán que salvó a más de mil judíos de manos de los nazis. El objetivo, según la dirección del cine es conmemorar el Día de las Víctimas del Nacional Socialismo, el próximo 27 de enero, «entablando un debate ciudadanos con un partido cuyo programa puede relacionarse con una trivialización de estos hechos». El líder de AfD en el estado de Renania Palatinado, Uwe Junge, considera sin embargo que se trata de «otro intento mal gestionado de equiparar a la AfD con el Nacional Socialismo».

La Oficina de Protección de la Constitución (BKA), dada esta situación, alerta contra posibles ataques durante el congreso convocado por AfD para el próximo fin de semana en Riesa por parte, especialmente, de círculos de extrema izquierda procedentes de Leipzig. El portavoz de la BKA en Sajonia, Martin Döring, ha advertido que «especialmente antes y después del evento deben esperarse ataques contra los miembros de AfD que entren y salgan del reciento». También ha de tenerse en cuenta, ha dicho, que las rutas de llegada y salida puedan ser «bloqueadas o perturbadas», por lo que «intensificaremos los esfuerzos de comunicación pero tendremos también preparados cañones de agua».