El fiscal general, William Barr, abandona ayer su domicilio
El fiscal general, William Barr, abandona ayer su domicilio - REUTERS

Los demócratas acusan al fiscal general de un crimen: mentir al Congreso

Aseguró que Mueller no cuestionaba el resumen del informe sobre la trama rusa

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

El enfrentamiento entre los demócratas y el fiscal general de EE.UU., William Barr, tocó ayer un nuevo máximo, en plena resaca de la publicación del informe Mueller sobre la trama rusa. La demócrata de más alto rango en el Congreso, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, acusó a Barr de cometer un crimen. «Mintió al Congreso», dijo Pelosi en rueda de prensa. «El fiscal general de EE.UU. no estaba diciendo la verdad al Congreso de EE.UU. Y eso es un crimen».

Pelosi se refería a una comparecencia de Barr el mes pasado, tras presentar al Congreso un resumen de cuatro páginas sobre el informe del fiscal especial Robert Mueller, que investigó la supuesta coordinación de la campaña de Donald Trump con Rusia y la supuesta obstrucción a la justicia por parte del presidente. En aquella ocasión, Barr dijo que no tenía conocimiento de que Mueller cuestionara la confección de ese resumen. Pero en una carta que le dirigió el fiscal especial, desvelada esta semana, Mueller se quejaba de que el documento no reflejaba «el contexto, la naturaleza y la substancia» de la investigación.

Un portavoz del Departamento de Justicia calificó las alegaciones de la legisladora como «imprudentes, irresponsables y falsas».

La acusación de Pelosi se produce en plena guerra abierta entre Barr y los demócratas, que consideran al fiscal general un escudero del presidente. Después de una sesión muy dura en el Comité Judicial del Senado del miércoles, Barr estaba citado ayer en una comisión similar en la Cámara de Representantes, donde los demócratas tienen la mayoría. El fiscal general, sin embargo, decidió no presentarse y adujo para ello que los legisladores habían propuesto que un asesor legal efectuara las preguntas, una razón que también esgrimieron los republicanos para atacar a la bancada demócrata.

Barr tampoco ha cumplido con el requerimiento de esta cámara para que facilite el informe Mueller sin partes tachadas, que debía haber sido entregado el miércoles.

«Abogado de Trump»

Los demócratas han acusado al fiscal general de ser un «abogado de Trump» y ayer se planteaban de acusarle de desacato por no acceder a las peticiones del poder legislativo, un estatus legal con el que podrían acabar accediendo al informe completo, pero que podría tardar años en sustanciarse. Algunos demócratas aprovecharon la ausencia de Barr para convertir la comparecencia en un espectáculo de verbena. Uno de los legisladores, Stephen Cohen, acudió a la sala del Comité Judicial con un cubo de pollo frito y con un pollo de goma para acusar a William Barr de «gallina».

Los republicanos criticaron que los esfuerzos de los demócratas son un «montaje político» para continuar los ataques a Trump a través del fiscal general.