Daesh quema vivas a tres mujeres que se negaron a ejecutar a civiles en Mosul

Los iraquíes habían sido condenados a muerte por tratar de huir del princial bastión yihadista en el país

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El grupo yihadista Daesh ha quemado vivas a tres mujeres que se negaron a ejecutar a residentes que intentaron huir de las zonas que controlan los terroristas en la localidad de Mosul (Irak). Testigos citados por el portal local de noticias Shafaaq han afirmado que un grupo de civiles fue condenado a muerte por intentar huir, tras lo que los yihadistas ordenaron a tres mujeres que llevaran a cabo la sentencia. Una vez se negaron a hacerlo, fueron quemadas vivas, informa Ep.

Daesh controla Mosul desde verano de 2014 y la ha convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad. Las fuerzas de seguridad iraquíes expulsaron este jueves al grupo yihadista de otro barrio situado en la zona occidental de Mosul.

El Mando de Operaciones Conjuntas detalló que las tropas iraquíes se han hecho con el control de Al Yabesat, afirmando que la bandera iraquí ha sido izada en sus principales edificios, según ha informado el portal local de noticias Iraqi News. La toma de Al Yabesat se enmarca en los avances logrados en los últimos días por las fuerzas iraquíes en la zona occidental de la ciudad, con la Ciudad Vieja como principal objetivo en esta parte de Mosul.

Zona occidental, en sus manos

A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul situados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ordenó el 19 de febrero el reinicio de la ofensiva contra los yihadistas en el oeste de la ciudad, pidiendo a sus tropas que «respeten los derechos humanos». Los milicianos yihadistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750.000 civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero tras más de tres meses de combates.

Unos 400.000 civiles podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los combates en el oeste de Mosul, muy afectado ya por la escasez de alimentos y combustibles, según advirtió el sábado la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande. En el oeste de Mosul se encuentra el casco histórico con zocos centenarios, edificios oficiales y la mezquita desde la que el líder de Daesh, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó el «califato» en 2014.