Fotografía emitida por EE.UU. de Abu Bakr al-Baghdadi
Fotografía emitida por EE.UU. de Abu Bakr al-Baghdadi - reuters

Al Bagdadi, el «nuevo Bin Laden» que está detrás de la ofensiva en Irak

La revista «Time» cataloga al líder yihadista como «El hombre más peligroso del mundo»

Actualizado:

Irak ha vuelto a convertirse en escenario del más absoluto caos. La ofensiva llevada a cabo por el extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) ha hecho que regresen a la mente de todos los fantasmas de un pasado que está claro que aún no ha superado.

Al frente del EIIL se encuentra Abu Bakr al Bagdadi, cuyo verdadero nombre es, según una investigación del canal árabe Al Arabiya, Ibrahim al Badri.

Pocas cosas se saben sobre él. De hecho, pese a la importancia que ha adquirido su persona, sólo se han visto de él dos fotografías. En una de ellas se puede ver a un hombre de semblante serio con tez oscura y rostro ovalado. En la otra, dada a conocer por el Gobierno de Irak en enero del año pasado se le ve sonriendo, entraje negro y con barba.

A estas alturas son muchos los que ya le han definido como el sucesor de Bin Laden o incluso como alguien que en la actualidad ya es más poderoso que él, como recogía el diario francés «Le Monde». Es más, la revista «Time» le concedió el calificativo de «persona más peligrosa del mundo».

Un líder sanguinario

Gran parte de lo que rodea a su historia está sin confirmar. Eso sí, hay varias cuestiones claras: es el líder del EIIL y se caracteriza por ser un gran estratega, capaz de recaudar grandes cantidades de dinero, y es un asesimo despiadado.

En lo que respecta a sus orígenes, Al Bagdadi nació en 1971 en Samarra y, tal y como informa «The Washington Post», asegura que vincula su línea tribal a la de los Husseini, los descendientes del profeta Mahoma. Estudió en la Universidad Islámica de Bagdad y se enroló en uno de los tantos grupos armados que proliferaron tras la ocupación de Estados Unidos, en 2003.

Por otro lado, según la BBC, Bagdadi era profesor de estudios islámicos e imán en mezquitas de Bagdad y Faluya antes de ser detenido por las fuerzas de EE.UU. en 2004. Fue después de su liberación, ya en 2007, cuando fundó la milicia «Ejército Sunita» para más tarde pasar a ingresar en las filas de Al Qaida.