Ni coches oficiales ni primera clase: El Gobierno británico se aprieta el cinturón
El ministro de Finanzas George Osborne y el secretario de Estado del Tesoro británico, David Laws / REUTERS

Ni coches oficiales ni primera clase: El Gobierno británico se aprieta el cinturón

El Reino Unido anuncia un recorte del gasto público de 7.260 millones para hacer frente al déficit

EMILI J. BLASCO | LONDRES
Actualizado:

El tijeretazo del gasto prometido por el nuevo Gobierno de David Cameron será este año de 6.243 millones de libras (unos 7.260 millones de euros), según los detalles presentados hoy y que contemplan la congelación de la plantilla de funcionarios, la retirada de las ayudas por hijo y un fuerte recorte en gastos de asesorías y viajes (se acabó viajar en primera para los altos funcionarios, y la mayoría de ministros pierden su coche oficial asignado). El 30% de la reducción corresponde a las autonomías y municipios.

La cifra, algo superior a los 6.000 millones de libras que formaban parte del programa electoral “tory”, fue detallada este lunes por el canciller del Tesoro, el conservador George Osborne, y su “número dos”, el liberal-demócrata David Laws, en un mano a mano destinado a visualizar el compromiso de los dos partidos de la coalición gubernamental con la reducción del elevado décifit presupuestario, que este año llegará a los 156.000 millones de libras. “Los tiempos de abundancia en el sector público han pasado; cuanto más decisivamente actuemos, más rápido y fuerte saldremos de estos tiempos difíciles”, afirmaron, al tiempo que se comprometieron a “cortar con cuidado”.

La partida más sensible afectada es la relativa a las ayudas por hijo. Desde fin de año se eliminarán las 250 libras por hijo recién nacido y ya en agosto dejarán de pagarse 250 libras por hijo en caso de que superen los siete años. La medida pretende un ahorro de 320 millones de libras. Se mantendrán ciertas líneas de ayuda a hijos con minusvalías.

La principal reducción se aplica en las “áreas discrecionales”, tales como gastos en asesorías y viajes, en las que se espera un ahorro de 1.150 millones de libras. Ya en su primera reunión el nuevo Gobierno aprobó una reducción del 5% del sueldo de los miembros del Gabinete. A esa medida de austeridad se añade ahora la disminución de coches oficiales, así como el fin de los billetes de primera clase en tren y avión que disfrutaban los altos cargos.

La plantilla de funcionarios quedará congelada, lo que generará un ahorro de 120 millones. En el caso de que haya despidos, éstos se compensarán con nuevas contrataciones.

El 11,2% del ahorro tendrá que aplicarse por los Gobiernos autonómicos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, aunque podrán retrasar el tijeretazo hasta comienzos de año. Por su parte, los poderes locales aportarán el 18,6% de los recortes.

Otras partidas seriamente afectadas son las referidas a servicios informáticos, mientras que los ministerios que tendrán que apretarse más el cinturón son Negocios, Transporte y Universidades.