El opositor venezolano Yon Goicoechea, durante su etapa en la Universidad de Columbia (Nueva York)
El opositor venezolano Yon Goicoechea, durante su etapa en la Universidad de Columbia (Nueva York) - Efe

El chavismo excarcela a los opositores Yon Goicoechea y Delson Guárate

Aún quedan al menos 380 presos políticos, según denuncia el Foro Penal Venezolano

Corresponsal en CaracasActualizado:

Este fin de semana volvió a activarse la puerta giratoria de la Justicia chavista. Mientras el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, era despojado por el Supremo de su inmunidad parlamentaria para poder ser enjuiciado y tal vez encarcelado, el opositor hispanovenezolano Yon Goicochea era liberado con condiciones junto al también opositor Delson Guárate. Los dos presos, jóvenes dirigentes de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, fueron liberados por sorpresa en la madrugada de este sábado.

Goicoechea ha permanecido catorce meses preso sin juicio por presuntamente planear acciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro, según dijo entonces el número dos chavista, Diosdado Cabello. Hace un año que había recibido una orden de excarcelación. Guárate, exalcalde del municipio Mario Briceño (estado de Aragua), fue arrestado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin, policía política) en vísperas de la marcha opositora del 1 de septiembre de 2016 en Caracas, acusado de «financiar el terrorismo» y «asociación para delinquir».

Estos dos presos políticos fueron liberados con medidas cautelares, como la obligación de presentarse cada quince días ante el Sebin, y tienen prohibida la salida de Venezuela. Aún quedan unos 380 presos políticos, según la última cifra del Foro Penal Venezolano.

Maduro no perdona a Goicoechea y a Guárate su talante desafiante a favor de la democracia y contra el régimen chavista. El político hispanovenezolano afirmó en una carta el pasado abril que durante su detención ocurrieron «violaciones al debido proceso». Para empezar, fue interceptado por «cerca de catorce vehículos sin ninguna identificación policial». También denunció que, tras el arresto, pasó diez días «enterrado vivo» en una celda de castigo del Sebin, en la que había «comida con gusanos y ropa con excrementos» de otros presos.

Próximo inhabilitado

Unas horas antes, Freddy Guevara, coordinador de Voluntad Popular, entró por la puerta giratoria de la Justicia con destino incierto. La Sala Plenaria del Tribunal Supremo remitió a la Asamblea Constituyente chavista la revisión de la inmunidad del primer vicepresidente del Parlamento. El diputado anunciará en breve sus próximos pasos para enfrentarse a una «Justicia injusta». No se descarta que la Constituyente le retire la inmunidad, lo enjuicie y lo inhabilite políticamente.