El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet - AFP

Bolsonaro, a Bachelet: «Si no fuera por Pinochet, Chile sería hoy una Cuba»

El presidente de Brasil lanza una dura crítica a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se metió en otro entrevero internacional al atacar a Michelle Bachelet, alta comisionada de derechos humanos de la ONU y expresidenta de Chile, apoyando el golpe dado por el general Augusto Pinochet y cuestionando a las víctimas de la dictadura chilena, entre ellos, el padre de la funcionaria, el brigadier de la Fuerza Aérea, Alberto Bachelet, torturado y muerto durante ese régimen militar.

«Señora Michelle Bachelet, si no fuera porque la gente de Pinochet derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos tu padre, hoy Chile sería una Cuba», dijo Bolsonaro a periodistas el miércoles, al salir de la residencia presidencial. «Cuando hay gente que no tiene qué hacer, va a la silla de Derechos Humanos de la ONU», prosiguió el mandatario, arremetiendo contra la chilena.

Los comentarios fueron una reacción instantánea del polémico mandatario, visiblemente irritado con el balance anual de Bachelet, presentado el miércoles en Ginebra, con críticas a la violencia y a la democracia brasileña y a violaciones de derechos humanos en el continente. Bolsonaro dijo además, que la funcionaria de la ONU «defiende derechos humanos de vagabundos».

Bachelet informó que 1.291 personas fueron asesinadas por la policía entre enero y junio de 2019, apenas en Río de Janeiro y São Paulo, un aumento del 12% al 17% con relación al mismo periodo del año anterior. La expresidenta también advirtió el aumento de la violencia policial en las favelas y entre afrodescendientes, y criticó, sin citar a Bolsonaro, los «discursos que legitiman las ejecuciones extrajudiciales y la ausencia de rendición de cuentas».

«Me está acusando de no castigar policías, que están matando mucha gente en Brasil», cuestionó al mismo tiempo en que le deseaba «pésames». «La única cosa que tengo en común con ella es la esposa, que tiene el mismo nombre. Fuera eso, mis pésames a Michelle Bachelet».

Cuestiona intromisión

Bolsonaro reiteró los ataques poco después en su cuenta de Facebook, donde publicó una foto de Bachelet cuando era presidente de Chile, al lado de Cristina Kirchner y Dilma Rousseff, que gobernaban Argentina y Brasil en la misma época. La foto histórica, fue un marco sudamericano, cuando tres mujeres presidieron simultáneamente esos tres países.

En la nota, Bolsonaro señaló que Bachelet sigue la línea del presidente francés Emmanuele Macron, con quien también debatió recientemente a raíz de la crisis ambiental en la Amazonía. «Se entromete en los asuntos internos y en la soberanía brasileña, invierte contra Brasil en la agenda de derechos humanos (de bandidos), atacando a nuestros valientes policías civiles y militares».

En el mensaje, el excapitán del Ejército, criticó la frase de Bachelet sobre una «reducción del espacio democrático» en Brasil y reiteró que Chile no era Cuba. «Gracias a los que tuvieron coraje de darle un basta a la izquierda en 1973, entre esos comunistas su padre brigadier en la época».

Opositor al golpe de Pinochet, Alberto Bachelet fue detenido y torturado, y murió a los 50 años, en 1974, en la prisión. Su hija, Michelle, también víctima de la dictadura, fue presidente entre 2006 y 2010, y entre 2014 y 2018.

Las declaraciones de Bolsonaro, ocurren días después de la visita del presidente de Chile, Sebastián Piñera, adversario de Bachelet, que defendió al brasileño durante la crisis ambiental en la Amazonía. El chileno, sin embargo, ya afirmó en otras ocasiones, que no concuerda con la defensa de Bolsonaro al régimen de Pinochet.

Este jueves, llegará a Brasil el canciller chileno, Teodoro Ribera, para reunirse con su homólogo brasileño, Ernesto Araujo, que también criticó el miércoles la intromisión de Bachelet en la soberanía de Brasil.