François Hollande condecora a Spencer Stone con la Legión de Honor
François Hollande condecora a Spencer Stone con la Legión de Honor - reuters

¿Por qué es la Legión de Honor la máxima distinción de Francia?

François Hollande concedió la distinción a los estadounidenses Spencer Stone, Anthony Sadler, Alek Skarlatos y el británico Chris Norman por evitar una «carnicería» en el tren Thalys

Actualizado:

François Hollande, presidente de Francia, concedió este lunes la Legión de Honor a los estadounidenses Spencer Stone, Anthony Sadler, Alek Skarlatos y el británico Chris Norman, un reconocimiento otorgado por evitar una «carnicería» en el tren Thalys atacado por el terrorista Ayoub el Khazanni. Esta distinción, la máxima del país vecino, tiene sus orígenes dos siglos atrás.

Los años de la Revolución Francesa terminaron con el golpe de Estado del 18 de Brumario de 1799. El general Napoleón Bonaparte, instigador de la acción, estableció mediante la constitución del Año VIII el Consulado: tres cónsules encabezaban el régimen y compartían la gestión del país con el Consejo de Estado, el Tribunado, el Cuerpo Legislativo y el Senado.

Como «primer cónsul», Bonaparte motivó una serie de iniciativas, detalladas en la página oficial de la Legión de Honor: «reconciliar a los franceses», reivindicar «el honor individual y el honor nacional» y «unir el valor de los militares a los talentos de los civiles». La condecoración, que nació oficialmente el 19 de mayo de 1802, reconocía únicamente «el mérito individual adquirido y no transmitido» y por tanto era otorgada con independencia del origen social. Según explica la historiadora Natalie Petiteau en una de sus obras sobre el general, «Napoleón quiso establecer una institución que hiciera olvidar la nobleza del Antiguo Régimen y a la antigua orden de San Luis», entregada por los reyes franceses, entonces derrocados por la Revolución. Su objetivo era «responder a las aspiraciones sociales de los franceses animados por una sed de éxito», por lo que podía concederse a «todos los grupos sociales de la nueva Francia, de la burguesía comerciante o industrial a la burguesía de toga pasando por hombres remarcables por sus talentos intelectuales, políticos o militares».

El carácter de la Legión de Honor es meramente honorífico, por lo que su concesión no va acompañada de una compensación económica o de cualquier otro tipo. La medalla consta de dos caras. En una aparece el rostro de una mujer de perfil, la efigie que representa a la República. En la otra, dos banderas tricolor francesas cruzadas.

Una orden jerarquizada

La Gran Cancillería de la Legión de Honor, encargada de gestionar la entrega de la distinción, está liderada por el Gran Canciller. El actual titular es el general Jean-Louis Georgelin. Entre otras atribuciones, su deber es nombrar como gran maestre de la institución a cada nuevo presidente de la República mediante esta fórmula: «Señor presidente de la República, le reconocemos como gran maestre de la Legión de Honor». François Hollande recibió estos poderes durante una ceremonia celebrada el 15 de mayo de 2012.