Fidel Castro se prepara para pescar desde las lanchas «Pionera I» y «Pionera II» unidas. Juan Reinaldo Sánchez va vestido de oscuro
Fidel Castro se prepara para pescar desde las lanchas «Pionera I» y «Pionera II» unidas. Juan Reinaldo Sánchez va vestido de oscuro - juan reinaldo sánchez
cuba

Muere Juan Reinaldo Sánchez, el escolta de Fidel Castro que reveló su vida de lujo

El ex teniente coronel, que formó parte del primer anillo de seguridad del líder cubano, falleció en su exilio de Miami a causa de una enfermedad pulmonar

Actualizado:

Juan Reinaldo Sánchez, guardaespaldas personal de Fidel Castro durante 17 años, murió este lunes por la noche en su exilio de Miami a los 66 años a causa de una enfermedad pulmonar. El ex teniente coronel del Ministerio del Interior (Minint) se llevó consigo secretos de alto voltaje de la vida del dictador cubano, aunque buen número los reveló en su libro «La vida oculta de Fidel Castro».

El líder del castrismo sabía a quién elegía en 1977 para formar parte del primer anillo de su seguridad. Licenciado en Derecho y con formación en espionaje y contraespionaje, el militar habanero era tirador de élite y cinturón negro de karate y yudo.

Sánchez desveló que Castro posee una paradisíaca isla privada conocida comoCayo Piedra, más de veinte mansiones, una marina con yates, cuentas bancarias cifradas, una mina de oro, criadas, cocineros uniformados y hasta una fábrica de quesos para su uso personal.

«Manejaba Cuba como si fuera un señor feudal»

Dedicó 26 años de su vida a la seguridad del expresidente de Cuba, 17 de los cuales fue su sombra, con el consiguiente sacrificio familiar. Sánchez no le reprochó su ingratitud, sino la traición. «Más que su ingratitud sin límites hacia quienes lo han servido, le reprocho su traición, ha traicionado la esperanza de millones de cubanos».

El exguardaespaldas explicó en una entrevista a ABC que «uno de los mayores secretos de la dictadura cubana es la vida privada oculta que Fidel siempre ha mantenido como secreto de Estado, mientras exportaba al mundo la imagen de un sacrificado revolucionario que nunca se tomaba vacaciones, cuando en realidad vivía como un capitalista con todos los placeres de un monarca del siglo XVI y manejaba Cuba como si fuera un señor feudal».

Como uno de los jefes de la escolta, Sánchez llevaba su agenda y organizaba su protección durante los viajes por Cuba o al extranjero. También describió el funcionamiento de campos de entrenamiento para guerrilleros en la isla, a disposición de etarras, sandinistas o las FARC.

A Juan Reinaldo se le cayó la venda de los ojos en 1989, cuando oyó «una conversación entre Fidel y su entonces ministro del Interior, José Abrantes, que dejaba constancia de su relación con el narcotráfico», y la posterior condena a muerte del general Arnaldo Ochoa «para limpiar su nombre y el de su hermano Raúl», relató a este periódico. En 1994, a los 45 años, Sánchez pidió pasar a retiro y lo pagó con dos años de cárcel por «insubordinación».

Héroes y tiranos

Después de diez intentos, en 2008 logró huir a Estados Unidos en una lancha. Ya entonces había decidido que Castro no se merecía su silencio. Juan Reinaldo Sánchez ha muerto sin ver a sus compatriotas disfrutando de sus derechos y libertades, aunque al menos vivió el comienzo del deshielo entre Cuba y EE.UU. Hasta el fin de sus días le atormentó esta pregunta: ¿Por qué los héroes (de las revoluciones) se transforman sistemáticamente en tiranos todavía peores que los dictadores a los que han combatido?».