Rusia da ya a Crimea por asimilada
Un militar ucranianao abandona este lunes con sus maletas un cuartel en Crimea - afp

Rusia da ya a Crimea por asimilada

Kiev ordena el repliegue de las tropas ucranianas en la península cuando apenas quedan ya unidades sin deponer las armas

Actualizado:

Mientras se entregaban los primeros pasaportes rusos a los crimeos y se anunciaba la entrada en circulación del rublo llegaba ayer a la anexionada península el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, el primer miembro del Gobierno de Moscú que pone los pies en Crimea tras incorporarse a la Federación Rusa.

La llegada de Shoigú al nuevo enclave ruso se produce coincidiendo con la desaparición de los últimos bastiones militares ucranianos. Y precisamente ahora, y no antes, es cuando el presidente interino de Ucrania, Alexánder Turchínov, ha dado la orden al Ejército de replegar sus unidades en Crimea.

Para mayor oprobio, Shoigú se reunió ayer con los militares ucranianos que han decidido pasarse al Ejército y a la Armada rusa. El ministro de Defensa ruso ascendió además a Denís Berezovski al grado de vicealmirante dentro de la Flota del Mar Negro. Antes de pasarse al enemigo, Berezovski era el comandante en jefe de la Marina ucraniana y ostentaba el rango de contralmirante.

El subjefe del Estado Mayor del Ejército ucraniano, el general Alexánder Rozmaznin, reconoció ayer que «aproximadamente el 50%» de los militares ucranianos que estaban destacados en Crimea se han incorporado a las tropas rusas. Según el general ucraniano, se están creando las «condiciones» necesarias para la retirada de aquellos soldados y oficiales que no han traicionado a su país y desean la repatriación. Turchínov ordenó ayer el repliegue, sin embargo, el portavoz del Ministerio de Defensa ucraniano en Crimea, Vladislav Selezniov, afirmó que la orden no ha llegado todavía a los destacamentos.

Detenciones de ucranianos

Estén o no llegando las órdenes de Kiev a las tropas ucranianas en la península lo cierto es que pronto no van a tener a donde cursarlas. Las tropas rusas ultimaron ayer por la mañana la toma del cuartel del batallón de infantería de marina en la localidad de Feodosia, situada a 120 kilómetros al este de Simferópol, empleando en el asalto carros blindados y helicópteros. Justificaron la acción en el hecho de que los soldados ucranianos habrían empezado a disparar primero. Sin embargo, no se informó de que se hubieran producido muertos o heridos.

La operación se culminó con la detención de 80 infantes de marina ucranianos, entre ellos el comandante en jefe del batallón, el coronel Dmitri Deliatitski, y su segundo oficial, Rostislav Lómtev. Siguen también prisioneros el jefe del aeródromo de Belbek, el coronel Yuli Mamchur, y el subjefe de la unidad de defensa costera de Perevalne, el general Ígor Voronchenko. Las autoridades de Crimea consideran «peligrosos» a todos estos oficiales ucranianos por haber amenazado con el empleo de sus armas de fuego y estudian abrir contra ellos causas penales. A Deliatitski le acusan incluso de planear «acciones de sabotaje».

Por otro lado, ayer fue abordado el buque de desembarco «Konstantín Olshanski», uno de los dos últimos barcos que aún quedaban en poder de la Marina ucraniana. El otro navío es el dragaminas «Cherkassi», que también ha sufrido un intento de abordaje.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, dispuso ayer que se agilice la integración política y económica de Crimea. Según Medvédev, la península recibirá el estatus de zona económica especial con ventajas fiscales para los inversores y se adoptarán medidas para intensificar el turismo y abaratar los vuelos desde Moscú.

El jefe del Gobierno ruso se refirió también de la necesidad de acelerar el proceso de concesión de la ciudadanía rusa a los crimeos. Hasta ahora se ha repartido 2.500 pasaportes. El rublo empezó ayer a circular oficialmente en Crimea, aunque los pagos siguen haciéndose mayoritariamente en grivnas, la moneda ucraniana. La conexión de la península a la red eléctrica rusa es, a juicio de Medvédev, otra de las tareas prioritarias.

Ayer se produjo un corte transitorio del fluido eléctrico desde Ucrania, al parecer, debido a una avería, que afectó a numerosas zonas de Crimea. El suministro de luz se normalizó después, aunque el viceprimer ministro crimeo, Rustam Temirgaliyev, vio en lo sucedido «un intento de chantaje» de Kiev.