Capriles acepta dialogar con Maduro para buscar una salida a la ola de protestas en  Venezuela
Henrique Capriles Radonski, durante una de las protestas contra el gobierno - afp

Capriles acepta dialogar con Maduro para buscar una salida a la ola de protestas en Venezuela

El líder de la oposición espera que se produzca un encuentro con el presidente «en las próximas horas»

abc.es
Actualizado:

El líder de la Mesa de Unidad Democrática, Henrique Capriles, ha anunciado que está en contacto con el Gobierno de Nicolás Maduro para hacer realidad «en las próximas horas» el diálogo que desde hace un mes se les resiste para solucionar la crisis que vive Venezuela.

«Eso está en discusión en este momento y en las próximas horas habrá una decisión», ha dicho en la entrevista que ha concedido este domingo a Televen.

Capriles ha considerado que el debate entre el Gobierno y la oposición tiene que darse «porque el país se lo merece, y espero que se dé en las próximas horas», ha insistido.

Aunque afirma que «sería un error no abrir un espacio para decirnos las cosas a la cara», ha vuelto a insistir en las condiciones para este encuentro, subrayando que no debe convertirse en «un show de televisión». Capriles dice que no se va a prestar a «una comparsa, queremos que el país vea un debate de ideas».

El también gobernador de Miranda ha acusado al Ejecutivo de «polarizar a la oposición» con sus ofertas de diálogo. «Hay extremos de un lado de la oposición que se entienden (con el Gobierno), que tienen un pacto

, porque los extremos se alimentan», ha afirmado.

Además, ha defendido el derecho de cualquier venezolano a «pedirle la renuncia a Maduro». Según Capriles, tienen «miles de razones. Nosotros consideramos que la protesta, desde el punto de vista social, tiene mucho más efecto».

Así, ha reiterado su llamamiento a la protesta, subrayando también su condena a la violencia. «Sin embargo, (la existencia de actos vandálicos) no significa que la protesta sea delito, ni que haya que criminalizarla», ha sostenido.

Interrogado sobre la llegada a Venezuela de una misión de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), ha considerado que no contribuirá a la solución de la crisis «porque es una instancia que defiende intereses de gobiernos».

Capriles ha lamentado que «los gobiernos de América Latina han dado la espalda a los venezolanos, incluyendo a Colombia que es nuestro país hermano».

Gobierno y oposición llevan semanas intentando sentarse a la mesa de negociaciones para solucionar la crisis venezolana, pero aún no lo han conseguido debido a las condiciones previas de estudiantes y de la Mesa de Unidad Democrática.

Ambos exigen al Ejecutivo que, antes de empezar a hablar, libere a los detenidos en las protestas antigubernamentales, cese la represión de las mismas y desarme a los grupos civiles que le sirven de apoyo en las calles.

En los últimos días, el jefe de Estado ha vuelto a llamar al diálogo, tanto a los estudiantes como a la Mesa de Unidad Democrática, aunque insistiendo en que no aceptará condiciones previas.

La crisis política en Venezuela se desató el pasado 12 de febrero, cuando arrancaron las protestas antigubernamentales y la represión de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad y de civiles armados, lo que ha dejado, según cifras oficiales, 28 muertos, 365 heridos y cientos de detenidos.