Obama arma a los rebeldes sirios mientras da la bienvenida a la vía diplomática
Barack Obama - afp

Obama arma a los rebeldes sirios mientras da la bienvenida a la vía diplomática

Los responsables de exteriores de Estados Unidos y Rusia discuten en Ginebra la eventual entrega de las armas químicas por parte del régimen de Al Assad

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Barack Obama se mostró «esperanzado» sobre las discusiones abiertas con Rusia en Ginebra y deseó en que puedan llegar a un «resultado concreto». «Sé que va a trabajar duro los próximos días», dijo Obama sobre su secretario de Estado, John Kerry.

A pesar de buscar ese acuerdo con el Gobierno sirio para la entrega y eliminación de su arsenal químico, Washington seguirá armando a grupos de rebeldes. Desde hace dos semanas, las armas prometidas en junio por el presidente estadounidense han comenzado a llegar a Siria, según «The Washington Post», que calificó el hecho de «gran escalada» del papel de EE.UU. en la guerra civil de ese país.

Junto a esas armas ligeras procuradas por la CIA (la decisión de la Casa Blanca excluye armas pesadas), el Departamento de Estado también ha estado enviando vehículos, sofisticados equipos de comunicación y equipos de material médico. Hasta ahora la CIA, además de entrenar grupos rebeldes junto a la frontera siria, se había limitado a participar en el reparto de armas procuradas por otros países.

La entrega directa de armas fue decidida en junio por Obama, pero dificultades para asegurarse de que no caían en poder de grupos extremistas vinculados con Al Qaida ha sido la razón esgrimida por la Administración norteamericana para el retraso que se ha registrado en la llegada de ese material letal al interior de Siria.

Mientras Obama hablaba en Washington, un ambiente cordial y relajado envolvía el primer contacto celebrado este jueves, en Ginebra, entre los representantes de Exteriores de Estados Unidos y Rusia, John Kerry y Sergei Lavrov. «Tenemos la misma idea de que encontrar una solución política a este conflicto es aún posible», afirmaron. Ante un un nutrido grupo de reporteros y fotógrafos, ambos dejaron claro que no iban a extenderse en las declaraciones políticas porque la diplomacia necesita silencio y que deseaban comenzar cuanto antes su cara a cara para intentar analizar la capacidad siria de poner su arsenal químico bajo control internacional.

Kerry y Lavrov cuentan con el asesoramiento de una decena de expertos en armamento que los aconsejarán durante estas conversaciones que probablemente se prolongarán hasta este sábado. «La palabra de Siria no basta. Por eso hemos venido a Ginebra para asegurarnos de que esta idea de controlar y destruir las armas químicas en este país puede alcanzarse», declaró el secretario de Estado, John Kerry.

Oposición descontenta

Por su parte la Coalición Nacional Siria, la principal plataforma de disidentes en el exilio, calificó este jueves la iniciativa rusa de poner bajo control internacional el armamento químico sirio de «maniobra política para ganar tiempo». El general Selim Idriss, el líder del Mando Unificado de la insurgencia expresó su disconformidad en nombre del Ejército Sirio Libre.

«Las grandes potencias internacinales no deberían contentarse con apropiarse del arsenal químico, que es una herramienta de un crimen, sino juzgar al autor de ese crimen, que claramente ha admitido su posesión y estado de acuerdo en deshacerse de él, en el Tribunal Penal Internacional», afirmó Idriss.

También el gobierno turco se mostró en firme desacuerdo con la idea. «El régimen de Assad no ha cumplido ninguna de sus promesas, ha ganado tiempo para cometer nuevas masacres y continúa haciéndolo. Dudamos de que sus promesas sobre las armas químicas vayan a ser cumplidas», aseguró el primer ministro Recep Tayyip Erdogan, quien desestimó la importancia dada al presunto uso de agentes químicos. «Matar es matar. No importa qué arma, química o no, se use», dijo el mandatario turco. «El régimen sirio debe pagar por estas atrocidades contra la humanidad», declaró.

Además, la Coalición Nacional Siria volvió a acusar al régimen de perpetrar ataques con gases venenosos en el área de Yobar, en el extrarradio de Damasco, según confirmó un portavoz de la plataforma opositora a la agencia EFE. El supuesto incidente, sin embargo, fue calificado de mero «rumor» por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.