Una lesbiana escapa de una «clínica de deshomosexualización» en Ecuador
Zulema, en el centro de la imagen, en una rueda de prensa hace pocos días

Una lesbiana escapa de una «clínica de deshomosexualización» en Ecuador

Zulema, de 22 años, saca a la luz cómo funcionan estos centros que prometen curar la homosexualidad con prácticas violentas

Actualizado:

Zulema Constante, una joven de 22 años de Guayaquil (Ecuador), logró hace pocos días escapar de su peor pesadilla tras ser internada en una «clínica de deshomosexualización».

El pasado mes de marzo dijo a sus padres que era lesbiana, pensando que contaría con su apoyo. Pero su familia se convirtió en su peor enemigo. Después del rechazo familiar se escapó a vivir con su novia. En un encuentro para comer con sus padres, fue reducida a la fuerza por varios funcionarios del centro en el que iba a ser internada.

De Guayaquil se la llevaron la a Comunidad Terapéutica Femenina Esperanza, situada a nueve horas en coche de su ciudad, en Tena, una localidad de la región amazónica de Ecuador. Esto pasó el 17 de mayo. Tras su desaparición, activistas LGBT denunciaron su caso e iniciaron una fuerte campaña en las redes sociales, hasta que finalmente logró salir el pasado 5 de junio. Fue la propia familia la que, por la presión, autorizó un viaje a casa, que significaría su libertad.

Una enfermedad

Zulema relató su caso en una comparecencia pública a los medios de comunicación del país: Le dijeron que permanecería en esa clínica de seis meses a un año, y le adoctrinaban todos los días con preceptos religiosos para convencerla de que su orientación sexual era una enfermedad. Le hacían leer la Biblia mientras la definían como una degeneración. Zulema también denunció condiciones higiénicas deplorables y señaló que, por ejemplo, la comida que le daban estaba podrida.

Su testimonio ha logrado se cierre esta falsa clínica, en la que prometen terapias para «curar» el lesbianismo. En este centro también estaban internas otras mujeres por adicciones a las drogas y al alcohol, que la Constitución ecuatoriana de 2008 no considera delito.

La clínica en la que estuvo Zulema es solo una de las alrededor de 200 que se calcula que existen en el país. Estos centros ilegales, que esconden sus prácticas bajo el nombre de centros de recuperación, tanto para hombres como para mujeres, ha sido denunciada desde 2011 por varios colectivos.

«Tuvo suerte»

Silvia Buendía, abogada de Zulema y conocida activista gay en Ecuador, apunta a que en estos lugares los abusos y las vejaciones son constantes. Buendía hace referencia al caso de Paola Ziritt, que estuvo recluida 24 meses en otro de estos centros, en el que sufrió violaciones a diario. «En estas clínicas pasa de todo. Zulema tuvo suerte, no le pegaron ni se dejo maltratar», aseguró Buendía a ABC.

La abogada también denuncia la impunidad en que se ha creado en torno a este fenómeno: «No conseguimos que la gente dé sus versiones a la policía o a los medios de comunicación», apunta. Sin embargo, el caso de Zulema ha sido diferente, porque rápidamente ha salido a la luz y su novia fue la que presentó una denuncia en la fiscalía, con el seguimiento de la Defensoría del Pueblo.

Según las investigaciones de Buendía, las clínicas pertenecen a una «mafia de fanáticos evangélicos» que retienen a personas en contra de su voluntad con el consentimiento de las familias. Desde 2011 calcula que se han cerrado alrededor de 30, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. «Es una cosa de terror», dice.