Al menos 46 personas resultan heridas en el desalojo de la plaza Taksim y del parque Gezi
Un herido es atendido lejos del parque Gezi - REUTERS

Al menos 46 personas resultan heridas en el desalojo de la plaza Taksim y del parque Gezi

La Policía turca ha desalojado en la noche de este sábado la plaza Taksim utilizando gases lacrimógenos y cañones de agua, y han protagonizado enfrentamientos con los manifestantes

Actualizado:

Al menos 46 personas han resultado heridas este sábado en el desalojo de la plaza Taksim, donde permanecían concentrados miles de manifestantes, y del parque Gezi, el epicentro de las movilizaciones contra el Ejecutivo turco, según ha confirmado el gobernador de Estambul, Huseín Avni Mutlu.

"Ha habido un total de 44 heridos y ninguno de ellos se encuentra en estado grave. Deseo para todos los heridos una pronta recuperación", ha afirmado Avni Mutlu en su cuenta en la red social Twitter. Pasada la medianoche, el gobernador de Estambul ha informado, también vía Twitter, que un grupo de "provocadores" han efectuado varios disparos y que, como resultado, dos policías han resultado heridos de gravedad.

La Policía turca ha desalojado en la noche de este sábado la plaza Taksim utilizando gases lacrimógenos y cañones de agua, y han protagonizado enfrentamientos con los manifestantes en la parte trasera del parque Gezi, donde también han lanzado gases lacrimógenos. El desalojo comenzó a las 20.55 (19.55 hora peninsular española) con la irrupción de cientos de agentes de la Policía antidisturbios en la plaza Taksim.

Los disturbios se han prolongado durante varias horas, según testigos presenciales. La Policía ha bloqueado pasos estratégicos, como el puente sobre el Bósforo, así como numerosas calles colindantes, para evitar que los manifestantes lleguen hasta la zona de Taksim. La plaza Taksim y gran parte del parque Gezi permanecen bajo el control de la Policía, que ha iniciado el desmantelamiento del campamento, las pancartas y las barricadas erigidas en los últimos días por los 'indignados' para dificultar una posible intervención policial.