Berlusconi, obligado a ir a juicio pese a su inflamación ocular
Silvio Berlusconi - reuters

Berlusconi, obligado a ir a juicio pese a su inflamación ocular

Los médicos consideran que la uveítis que sufre «Il Cavaliere» no justifica su ausencia en la vista del caso Mediaset

Actualizado:

Finalmente Berlusconi tendrá que ir a juicio. Los médicos que debían decidir si la uveítis que sufre el exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi justificaba su ausencia en la vista de hoy del juicio por el caso Mediaset, en el que está acusado de fraude fiscal, han desestimado que esta suponga un legítimo impedimento para comparecer.

De este modo, la vista ha sido retomada tras una suspensión de varias horas, a la espera de que el equipo médico evaluara la gravedad de las lesiones que sufre «Il Cavaliere», quien desde ayer permanece ingresado en el hospital San Raffaele de la capital lombarda por esa inflamación ocular.

Los médicos que evaluaron las lesiones de 'Il Cavaliere' fueron designados esta mañana por los jueces del Tribunal de apelación de Milán, después de que la defensa de Berlusconi anunciara que Berlusconi no iba a acudir a la vista por causa de una uveítis.

Después de que quedara rechazado el legítimo impedimento alegado para justificar la ausencia de Berlusconi, sus abogados, Piero Longo y Niccolò Ghedini, manifestaron que con su actuación los jueces han demostrado que no son imparciales y que su defendido les resulta antipático.

La decisión de los jueces llegó después de que ayer Berlusconi no acudiera a la vista por otro de los procesos que tiene abiertos en Milán, el juicio por el caso Ruby, en el que está imputado por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, alegando el mismo problema médico y ésta quedara aplazada.

Desde la Fiscalía se consideró que se trataba de una estrategia para alargar el proceso aplazando la vista, en la que estaba previsto que la acusación presentara su solicitud de condena para Berlusconi.

Por ello, la fiscal Ilda Bocassini pidió que se comprobara el estado de salud de Berlusconi, pero a diferencia de lo que sucedió hoy, su petición fue rechazada y los jueces aceptaron la uveítis como legítimo impedimento para no acudir al tribunal.

Berlusconi ya ha sido condenado en primera instancia en el juicio por el caso Mediaset, en el que está acusado de fraude fiscal, a cuatro años de cárcel y a entre 3 y 5 años de prohibición del desempeño de diferentes cargos públicos y privados.