Egipto otorga poderes extraordinarios al Ejército para poder detener a civiles
Policías durante las manifestaciones de los últimos días en Egipto - reuters

Egipto otorga poderes extraordinarios al Ejército para poder detener a civiles

La medida, aprobada por el Parlamento este lunes tras la ola de violencia desatada en Egipto desde el viernes pasado

Actualizado:

La Cámara alta del Parlamento egipcio ha aprobado este lunes el proyecto de ley presentado por el Gobierno por el que se autoriza al Ejército a velar por la seguridad en el país y detener a civiles, según ha informado la agencia estatal de noticias, Mena.

Presidida por Ahmad Fahmi, la Cámara alta o «Shura» ha dado luz verde para que las fuerzas armadas puedan detener a civiles y presentarlos ante la justicia, en cooperación con la policía para preservar la seguridad y proteger las instituciones vitales del estado.

El presidente del Comité de Asuntos Árabes de esta cámara, Maguid al Helu, ha explicado esta medida está motivada por la ola de violencia desatada en Egipto desde el viernes pasado.

Además de su labor de defensa del país, el Ejército se encargará junto con la policía de la seguridad del país hasta que terminen las elecciones legislativas, previstas para los próximos meses, y cada vez que el presidente del país lo solicite.

Según la nueva ley, que entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el diario oficial, las fuerzas armadas pueden arrestar a civiles y remitir las denuncias a la Fiscalía para que sean juzgados por tribunales civiles.

Centenares de heridos

En la actualidad, la Cámara alta del Parlamento ejerce todo el poder legislativo desde la aprobación en diciembre de la nueva Constitución y después de que estuviera en manos del presidente tras la disolución de la Cámara baja por un fallo en junio de la Corte Constitucional que consideró ilegal su composición.

Desde el viernes pasado, varias provincias egipcias han sido escenario de disturbios, que han causado casi cincuenta muertos y centenares de heridos, desencadenados con motivo de la conmemoración el 25 de enero del segundo aniversario del inicio de la revolución que derrocó al régimen del presidente Hosni Mubarak (1981-2011).

A esos disturbios se han sumado los choques en la provincia de Port Said (noreste), originados el sábado tras conocerse la decisión de un tribunal penal de recomendar la pena de muerte para 21 acusados acusados de participar en la matanza de 74 personas hace casi un año en el estadio de fútbol local.

Anoche, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, ordenó que se declare el estado de emergencia y el toque de queda en las provincias de Port Said, Suez e Ismailiya.