El olvidado miembro de los Austrias: el verdadero «infante pasmado»

La existencia del Infante Carlos fue discreta, entregado a sí mismo y a que nadie le viera como una amenaza. Lo cual no evitó que el Conde-Duque, receloso por naturaleza, procurara mantener a los hermanos del Rey bajo cuarentena

Actualizado:

La existencia del Infante Carlos fue discreta, entregado a sí mismo y a que nadie le viera como una amenaza. Lo cual no evitó que el Conde-Duque, receloso por naturaleza, procurara mantener a los hermanos del Rey bajo cuarentena