Los síntomas del resfriado se confunden a veces con los de la gripe. - Vídeo: El frío y la gripe colapsan las urgencias de los hospitales

Diferencias entre la gripe y el resfriado: sus síntomas son fáciles de confundir

Una de cada 10 personas confunde los síntomas de la gripe con los del resfriado y viceversa, según un estudio de CinfaSalud

Mitos sobre la gripe y el resfriado que hay que desterrar

Actualizado:

Con la gripe acercándose al umbral de epidemia en España, con casi 48 casos por 100.000 habitantes, según el informe del Sistema de Vigilancia, elaborado por el Instituto de Salud Carlos III, los españoles se encuentran con una disyuntiva cada año: distinguir entre gripe y resfriado. Según el III Estudio CinfaSalud «Percepción y hábitos de la población española en torno al resfriado y la gripe», uno de cada 10 todavía las confunde.

«Efectivamente, las molestias derivadas del resfriado y la gripe son fáciles de confundir, porque ambas patologías afectan a las vías respiratorias y los primeros síntomas pueden ser similares», corrobora el doctor Julio Maset, médico de Cinfa. El resfriado o catarro, tal como explica el doctor, es una enfermedad leve, mientras que la gripe, en algunos casos, puede derivar en complicaciones como bronquitis o neumonía en determinados grupos de riesgo. Por este motivo, aconseja saber distinguirlas y tratar cada una de la manera adecuada.

La investigación del laboratorio revela que tres de cada cuatro españoles aseguran padecer alguna de estas patologías al menos una vez al año y la mitad confirma que sufre uno o dos resfriados o gripes al año. Incluso, uno de cada cinco españoles se resfría tres veces o más. Por eso, «más que nunca en esta época en la que pocos se libran de caer enfermos, conviene saber bien si estamos ante un catarro o algo más grave», señala el doctor Julio Maset, médico de Cinfa.

Si no hay fiebre alta, no es gripe

En primer lugar, ambas patologías están causadas por diferentes tipos de virus: el de la influenza provoca la gripe, mientras que el catarro puede estar causado por más de 200 tipos, como el rinovirus y el coronavirus, responsables de prácticamente la mitad de los casos. Además, aunque las dos duran entre una semana y diez días, el periodo de incubación de la gripe (de 48 a 72 horas) es mayor que el del resfriado (de 18 a 36 horas).

La mayor diferencia radica, no obstante, en sus síntomas. Como explica el doctor Maset, los procesos gripales suelen cursar con fiebre alta, que puede aparecer de forma brusca y alcanzar hasta cuarenta grados. Otros de sus síntomas más comunes son dolor muscular, de cabeza, cansancio intenso, debilidad y malestar general. No es frecuente la congestión nasal, ni los estornudos y la tos suele ser seca. En cambio, el doctor asegura que los resfriados se caracterizan por los típicos estornudos, tos con mucosidad, congestión nasal con moco fluido, acuoso y abundante, picor de garganta y ojos llorosos. Aunque también hay malestar, el cansancio suele ser leve o moderado y la fiebre es inusual o baja.

Tratamiento de la gripe y el resfriado

Esta sintomatología general de ambos problemas puede aliviarse con reposo, una correcta hidratación y los medicamentos adecuados, que ha de prescribir el profesional sanitario. «Lo más importante es tratar los síntomas y frenar la propagación de los resfriados y la gripe. No olvidemos que algunos hábitos tan sencillos como lavarnos las manos con frecuencia, evitar los ambientes fríos y tomar muchas frutas y verduras puede ahorrarnos muchos resfriados a nosotros y a nuestro entorno», destaca Maset.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia