AFP

El «efecto Meghan Markle» también contagia a Angelina Jolie

El último atuendo lucido por la actriz y directora estdounidense en Londres refleja la creciente influencia de la Duquesa de Sussex

MADRIDActualizado:

La celebración del 200 aniversario de la Orden de San Miguel y San Jorge en la catedral de San Pablo de Londres, esta semana, ha contado nada más y nada menos que con la actriz Angelina Jolie, que acudió al acto con un atuendo inspirado en el estilo de Meghan Markle. Aunque se trataba de un evento con presencia «real», Isabel II no pudo acudir debido a un resfriado y la sustituyó su primo, el Duque de Kent.

Angelina, de 43 años, optó por un modelo gris perla de Ralph & Russo, con un escote muy similar al que ha lucido la duquesa de Sussex en varias ocasiones. El vestido era obra de uno de los duetos de creadores favoritos de Meghan Markle, de 36 años. Jolie, invitada al acto por haber sido nombrada allá por el año 2014 «Dama Honorífica» por su labor a favor de misiones de paz británicas, coronó su estilismo con un fascinator muy british, también a cargo Ralph & Russo y asimismo inspirado en modelos utilizados por Meghan. La prensa británica se ha lanzado inmediatamente a comparar a Angelina con Meghan, perdiendo Jolie la batalla en cuanto a naturalidad, simpatía y frescura.

Pero no es solamente Angelina Jolie la que replica el «estilo Meghan», sino que son muchas las royals que están alargando sus faldas y recuperando abrigos largos. Una de sus nuevas «adeptas», es la mismísima Catalina de Cambridge, de 36 años, su cuñada, que ha comenzado ha bajar la «bastilla» de sus faldas y hace unos días apareció con sus hijos en el Beaufort Polo Club, con un modelo de «escote Meghan», muy distinto a los que solía llevar hasta ahora. Se trataba de un vestido azul veraniego de Zara que mostraba su escote y hombros, con un precio de alrededor de 80 euros. Otro éxito de la casa coruñesa.

Nuevo canon

Y es que Meghan Markle ha tenido un tremendo impacto en la industria de la moda y en el público en general. Ahora proliferan en muchas marcas los abrigos extra-large, los vestidos largos bajo la rodilla, los zapatos y las botas que luce la nueva duquesa, así como los bolsos de corte rectangular y estructura rígida de Mulberry y Prada que ella suele escoger, siempre primando a marcas británicas o eligiendo entre las que cuentan con un creador del Reino Unido.

El «efecto Kate», por el cual se vendían de inmediato las prendas y accesorios que Middleton elegía hasta ahora, se ha multiplicado y propagado mundialmente con el «efecto Meghan», que arrasa en minutos con colecciones enteras de venta online. Aire fresco en el mundo de la moda «real».