Luis Alfonso de Borbon posa para ABC en su nuevo gimnasio, Reto 48
Luis Alfonso de Borbon posa para ABC en su nuevo gimnasio, Reto 48 - Maya Balanya

El reto de Luis Alfonso de Borbón para ponerse en forma en 48 días

Perder peso, reducir volumen, mantenerse activo...Un método que ha convertido en negocio

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El pasado mes de septiembre, Luis Alfonso de Borbón presentaba Reto 48, un método de entrenamiento único en España que consigue ponernos en forma en solo 48 sesiones. «Yo he perdido 5 kilos en 8 semanas, pero sobre todo he reducido volumen y ganado masa muscular», declara a ABC en la primera entrevista realizada en su gimnasio. «No es un gimnasio -corrige-, es un centro deportivo, en el que asociamos entrenamiento, nutrición y tratamientos de estética, que forman parte del reto».

Un reto exigente, que requiere 48 sesiones seguidas de ejercicio, 3 de nutrición y 8 de estética, con uno solo día de tregua a la semana, pero promete una transformación rápida del cuerpo. Los entrenamientos son de una hora, y combinan cardio, tonificación y fortalecimiento muscular. «No utilizamos máquinas, nos basamos en el ejercicio funcional (sentadillas, abdominales…) que trabaja con tu propio peso», aclara. «Y un par de días a la semana, damos patadas y golpes a este ‘‘chico”», dice riendo, mientras me enseña un saco de boxeo con forma humana. «El kickboxing trabaja toda la musculatura y la coordinación, y las mujeres sobre todo, están enganchadísimas», asegura el Duque de Anjou. «Hay también un día de “recreo”, con una sesión más divertida, en la que, por ejemplo, se suben y bajan escaleras con sacos, para cambiar la rutina».

Un día de descanso

La clave del sistema es no fallar ni un solo día. «Solo se descansa el domingo, y en casos excepcionales, también los sábados». ¿Y si a algún cliente le surge un viaje? «Le ponemos “deberes” para que siga el entrenamiento por su cuenta», responde. «También es importante entrenar a la misma hora para que el músculo regenere de un día para otro».

En cuanto al régimen, se basa en comer sano y en los momentos apropiados. ¿Un ejemplo? Media hora antes de entrenar tomar una tostada con mermelada porque aporta fuerza, y al finalizar, un batido de proteínas para que el músculo se recupere y se desarrolle masa muscular. «En cada clase se queman entre 500 y 600 calorías, aunque a lo largo de las siguientes 12 horas se seguirá quemando porque el metabolismo basal estará acelerado», sostiene. «Para no flaquear, el lema es “Sé más fuerte que las excusas”. Y requiere constancia”, añade el hijo de Carmen Martínez-Bordiú. «Otro requisito imprescindible es buscar el momento apropiado porque el reto no se puede interrumpir. Para mí fue difícil encontrarlo porque todos los meses viajo una semana a Venezuela».

Y es que es vicepresidente internacional del Banco Occidental de Descuento (BOD), propiedad de su suegro, el magnate venezolano Víctor Vargas. ¿Por qué aventurarse en este negocio que nada tiene que ver con su carrera empresarial? «Me lo propusieron mis amigos y ahora socios, Jorge Facha y Sara Álvarez, y me gustó la idea. Soy un apasionado del deporte desde que era pequeño, y juego al pádel, al golf, al polo, esquío, practico vela y submarinismo en verano…».

Esta pasión por el deporte, heredada de su padre, el fallecido duque de Cádiz, la tiene también su mujer, Margarita Vargas, amazona amateur. «Ella ha seguido el desafío a su manera, con uno de los entrenadores en casa, porque vivimos lejos y no tiene la disponibilidad necesaria». Su hija Eugenia (9 años) y los mellizos Luis y Alfonso (6) serán los primeros en probar el «Reto Kids», incorporará el año que viene.

Sin parar

Mientras recorremos las instalaciones, vemos entrar al hermano de su madre, Jaime Martínez-Bordiú, que ha empezado a ponerse en forma esta misma semana. «Solo llevo dos días y estoy muy motivado», asegura. «Mi objetivo es perder 8 kilos». No se puede detener a hablar con nosotros porque la puntualidad en la sala es clave para no perderse los estiramientos. «Y voy a encargar mi comida para cuando termine», añade mientras nos dirigimos al Healthy Bar, donde se pueden tomar batidos o bebidas saludables, o sentarse a tomar los platos que prepara un catering concertado, siguiendo las indicaciones de la nutricionista.

Los grupos son reducidos -nunca más de 10 o 12 personas- y durante todo el proceso se trabaja con el mismo monitor y los mismos compañeros de fatigas. El método se completa con 8 sesiones de estética (una por semana) para tratar la flacidez de la piel, la celulitis o la retención de líquidos. Y al finalizar, se puede (y debe) seguir un mantenimiento de 3 días a la semana. ¿Por qué 48 y no otra cifra? «Porque se ha demostrado que los deportistas empiezan a generar un hábito a partir de los 48 días», indica. ¿Aceptamos el reto?