ABC

La libertad de expresión derrota a Elton John en los tribunales

La corte de apelación ordena levantar la prohibición de publicar las relaciones extraconyugales de David Furnish, marido del cantante

Corresponsal LondresActualizado:

En un interesante debate jurídico, la libertad de prensa se ha impuesto al derecho a la privacidad de Elton John. Un tribunal de apelación londinense acaba de fallar que deben levantarse la prohibición de informar en Inglaterra y Gales sobre las actividades sexuales extraconyugales de David Furnish, el marido del cantante, tal y como solicitaba el diario amarillo 'The Sun'. Una orden judicial, lograda a petición de los abogados de John a comienzos de año, prohibía hasta ahora informar de un trío de Furnish con otra pareja gay, que tenía el morbo rosa añadido de haberse consumado en una piscina llena de aceite de oliva, según testimonio de uno de los participantes.

Elton John pidió con éxito prohibir que se publicasen los nombres de los protagonistas de la información en Inglaterra y Gales, alegando que podía dañar a sus dos hijos adoptivos, de cinco y tres años. Los medios ingleses solo pueden designar a John y Furnish como PJS e YMA, y tienen vetado destapar sus identidades. Ahora la corte de apelación ha acordado levantar la orden judicial que pesaba sobre la noticia, conocida en el argot legal como “injunction”. Los tres magistrados argumentan que no tiene sentido impedir la publicación de los nombres cuando ya habían sido divulgados en periódicos de Estados Unidos, Escocia y otros países europeos, y a través de internet son fácilmente asequibles para el público y galés e inglés. ABC también los había recogido, en una información sobre el debate jurídico suscitado, y circulan por las redes sociales británicas.

Los magistrados del tribunal de apelación han explicado que en este caso chocaban dos derechos protegidos por la Carta Europea de Derechos humanos, el de la privacidad y el de libertad de prensa. Pero estiman que toda vez que la noticia ya circulaba por internet y podía ser conocida por cualquiera, carece de sentido dar preminencia a un derecho sobre el otro. Sin embargo, los periódicos de Inglaterra y Gales no podrán desvelar de inmediato los nombres de John y Furnish, porque el tribunal de apelación ha dicho que se debe esperar a que decida si acepta la petición de los pugnaces letrados del cantante de llevar el caso al Tribunal Supremo.

Hace dos semanas, un diario amarillo neoyorquino, 'National Enquirer', publicó con bastante detalle que el cineasta canadiense David Furnish, de 53 años, pareja desde hace dos décadas del cantante Elton John, de 69, mantuvo hace más de cuatro años tres encuentros sexuales con el empresario británico Daniel Laurence. El tercero de los lances fue un trío junto al marido de Laurence, con la peculiaridad de que se consumó en una piscina infantil rellena de aceite de oliva.

Al prohibirse la divulgación en Inglaterra y Gales de los nombres de los famosos que solicitaron la «injunction», se ha conseguido es justo el efecto contrario, que se hable mucho más del tema. En las redes sociales abundan las bromas y burlas bajo la etiqueta de Twitter «#celebritycouple». La prohibición es tan estricta que el periodista o internauta inglés o galés que divulgue los nombres puede recibir pena de cárcel.

En 2011, el futbolista Ryan Giggs obtuvo una «injunction» para que no se citase su relación con una ex reina de la belleza galesa. Pero un diputado liberal reveló el nombre del deportista en el Parlamento, a modo de gesto a favor de la libertad de expresión. Algunos diputados querían hacer lo mismo con el caso John-Furnish y destapar en los Comunes los nombres de YMA y PSJ para denunciar una arcaica mordaza a la libertad de prensa, sin sentido en la era abierta de internet que salta las fronteras. Pero el speaker de la Cámara, John Bercow, prohibió a los parlamentarios romper el mandato judicial. La mujer de Bercow protagonizó el pasado año un sonado folletín adúltero, publicado con pelos y señales.