Jesulín de Ubrique, María José Campanario y Sara Baras y Pepín Serrano
Jesulín de Ubrique, María José Campanario y Sara Baras y Pepín Serrano - ABC

De Jesulín de Ubrique a Sara Baras, las crisis de la semana

La bailaora se divorcia tras 18 años de matrimonio, mientras el torero vive su última crisis

Pilar Vidal
MadridActualizado:

La bailaora Sara Baras ha puesto fin a su matrimonio con el también bailaor Pepín Serrano. Llevaban juntos 18 años y tienen un hijo en común de siete años. No hay comunicado oficial por parte del artista y su representante, José Luis Pereyra, zanja el asunto con unas declaraciones en la revista «Corazón» en las que asegura que «Sara no va a decir nada al respecto, ya que nunca ha hablado de sus temas personales y ahora mismo esta centrada en su trabajo».

La decisión ha sido de mutuo acuerdo y Pepín ha decidido abandonar también la compañía de Sara, donde llevaba bailando casi dos décadas. Ella se quedará con todo, ya que todo estaba a su nombre, incluida la casa de Cádiz donde vivían y de donde él ya se ha mudado para estar cerca de los suyos.

Una de sus últimas actuaciones juntos fue hace apenas un año, con motivo del concierto benéfico celebrado en el Teatro Real de Madrid. En una entrevista la bailaora, confesó los pros y contras de trabajar con su marido: «A veces se mezcla lo personal con lo profesional, y en eso casos en el escenario saltan chispas. Con la mirada estamos aclarando o empeorando la discusión que hemos tenido en casa, que no tiene nada que ver con el espectáculo». Ahora está preparando la gira de su espectáculo «Sombras», con el que recorrerá gran parte de nuestro país, Francia, Miami y Nueva York, entre otros destinos. Deja Pepín una sombra en el escenario y en el corazón de Baras que solo bailando podrá desdibujar.

En el aire

Desde hace unos días se comenta que Jesulín De Ubrique y María José Campanario están pensando en hacer lo mismo que Baras, divorciarse. Que lo suyo, que ha sido una unión a prueba de bomba, no ha salido indemne y que esta vez podrían poner fin a su matrimonio de forma definitiva. Los protagonistas no contestan a los mensajes de los periodistas, quién sabe si para evitar reventar la exclusiva remunerada de la biblia rosa, a donde siempre han recurrido para anunciar oficialmente lo que ya es oficioso. O porque ya están hartos de los bulos que cada cierto tiempo surgen en torno a su matrimonio.

Esta vez, la teoría es que hace mucho que no se les ve juntos en público. También sobrevuela la biografía de la ex representante del clan, Pepa Caballero, que lleva un año publicitando unas memorias que se hacen de rogar y que de momento no le quitan el sueño al clan de Ubrique. No temen que salgan trapos sucios ya juzgados por la Justicia o secretos familiares que ya han hecho correr ríos de tinta.

Fibromialgia

Alguien cercano me habla de que lo que ha sucedido no es más que una discusión de pareja por temas que atañen a los niños y que estas diferencias de criterio se han magnificado y sacado de contexto. Y que ha sido Jesulín el que ha puesto el divorcio sobre la mesa. Pero, a día de hoy, siguen unidos, y más ahora que María José ha experimentado una mejoría de la fibromialgia que le ha provocado muchos dolores y trastornos.

Lo de volver a trabajar en la clínica dental ha quedado de momento aparcado. Una pena después del sacrificio que le costó licenciarse en Odontología. De momento está centrada en su marido y en sus hijos. Y aleccionada por su abogado, que le ha dicho que cualquier mensaje o salida de tono que tenga con la prensa la impedirá demandar luego. Por eso, esta vez ninguno contesta. El tiempo o la exclusiva lo confirmarán.