Irina Shayk
Irina Shayk - AFP

Irina Shayk muestra un anillo de compromiso

Tras confirmar su embarazo durante el desfile de Victoria’s Secret, se espera su boda con Bradley Cooper

Corresponsal en Los ÁngelesActualizado:

Irina Shayk, una de las modelos más bellas del mundo y, desde luego, la mujer más buscada del momento, acaba de aparecer en público con un anillo de compromiso. La top rusa y expareja de Cristiano Ronaldo ha sido sorprendida por los paparazzis a la salida de un centro de belleza de Los Ángeles, mientras posaba su mano izquierda sobre su vientre, mostrando así la espectacular joya: se trata de una esmeralda ribeteada con diamantes, que, según el portal «TMZ» -célebre por sus exclusivas-, certifica su próxima boda con el actor Bradley Cooper.

El anillo de pedida que, al parecer, Cooper ha regalado a Irina es muy similar al que en su día recibió Lindsay Lohan por parte del multimillonario ruso Egor Tarabasov, aunque no llegaron a celebrar la boda. También recuerda bastante al que Catalina de Cambridge recibió de Guillermo de Inglaterra, y que este había heredado de su madre, Diana de Gales (en este caso, la piedra era un zafiro).

Bradley e Irina, con cerca de dos años de noviazgo, siempre se han mostrado reacios a prodigarse en público. Según ha publicado «E! News», Shayk está embarazada de cinco meses. La noticia fue confirmada el 30 de noviembre, durante la celebración del desfile de Victoria’s Secret, en el que la modelo participó por primera vez en su carrera. A pesar de su avanzado estado de gestación, y de no cumplir con las medidas establecidas por la firma, Victoria’s Secret hizo una excepción e Irina pudo trotar por la pasarela, tal vez movida por el deseo de comunicar al mundo su deseada maternidad o, simplemente, con ánimo de demostrar que, aún estando embarazada, puede cumplir con su trabajo como modelo.

Una vez al mes

En la misma página «E! News» se afirma que, desde el inicio de su relación, Irina y Bradley se limitan a una aparición pública al mes como pareja; también, que Cooper podría estar planteándose hacer una serie de reformas en su casa de Pacific Palisades de cara a la llegada de su primer bebé. Pese a todo, al actor no se le ha visto el pelo desde que su novia desfilara para Victoria’s Secret.

Bradley Cooper es una de las estrellas más reservadas de Hollywood. Además de prometerse con Irina Shayk, ha interpretado 40 películas, produciendo varias de ellas, y ha participado en 14 series de televisión. Ambos forman una pareja brillante. Sin embargo, en Cooper parece que no es oro todo lo que reluce, a tenor de las palabras de su exmujer, la actriz Jennifer Expósito, con quien se casó en el 2006. Aquello duró cuatro meses. Tras enterarse de que ella había pedido el divorcio, tuvo que escuchar la retahíla de reproches públicos de su ex. La actriz de «Ley y Orden» dijo que había obviado «todo un batallón de banderas rojas que invitaban a escapar de la relación, pero seguí adelante». En 16 semanas de matrimonio, descubrió a un tipo divertido, inteligente, guapo y, también, a un hombre «engreído, arrogante, manipulador, frío y con una personalidad cambiante».

Cooper olvidó a Jennifer con la actriz Rennée Zellwegger, con la que estuvo dos años. Una vez convertido en el hombre más sexy del planeta, según la revista «People», finiquitó su relación con Renée. Más tarde entraron en su vida Jennifer López, Zoe Saldana y la modelo británica Suki Waterhouse, hasta que por fin Irina acabó conquistándole tras poner fin a su noviazgo con CR7.