Ricardo Darín y su huijo, Chino Darín
Ricardo Darín y su huijo, Chino Darín - Ame1983

Chino Darín: «Todos sufrimos y perdimos con el ‘‘corralito’’»

El joven actor argentino mantiene un pulso interpretativo con su padre, Ricardo Darín, en «La odisea de los Giles»

BarcelonaActualizado:

Con un apellido que es célebre tanto en Argentina como en España, el primer trabajo cinematográfico al alimón del actor Ricardo Darín (62 años) y su vástago homónimo, más conocido como Chino (30), parece tener el éxito asegurado: «La odisea de los Giles», filme que padre e hijo protagonizan y producen. Este jueves llega a las pantallas argentinas y su presentación internacional tendrá lugar el próximo mes de septiembre, en el Festival de Cine de Toronto.

No es fácil la tarea que les toca a los actores porteños. A partir de una situación particular, la película recrea uno de los momentos más dramáticos de la historia de Argentina: la famosa «crisis de 2001», que sumió al país en un caos interno del que el entonces presidente, el recientemente fallecido Fernando de la Rúa, escapó en un helicóptero, imagen que dio la vuelta al mundo.

Ricardo y Chino Darín
Ricardo y Chino Darín - Ame1983

Al otro lado del hilo telefónico desde su Buenos Aires natal, Chino Darín describe «La odisea de los Giles» como «un hito, el proyecto más importante en el que me involucré». Y asegura que el trabajo fue junto a su padre, y no a su sombra: «Estuvimos presentes en cada paso y decisión de la película. Fueron más de tres años de labor previa y llegué al rodaje con un camino andado», explica.

La crisis de 2001

A través de Kenya Films, la productora registrada por ambos a comienzos del año 2016, padre e hijo adquirieron los derechos de la novela «La noche de la Usina», del escritor argentino Eduardo Sacheri. En el film, Ricardo Darín se pone en la piel de Fermín Perlassi, un exfutbolista que dirige a un grupo de vecinos que fueron víctimas de una estafa durante la gran crisis nacional y buscan salir adelante. Chino interpreta a su hijo, Rodrigo. «Trata un tema que genera mucha empatía porque el ‘‘corralito’’ lo sufrimos todos y todos perdimos en 2001», explica el actor. Pero, al mismo tiempo, indica que «esa situación es un disparador para decir otra cosa. La película habla de no bajar los brazos, de no rendirse».

Más allá del interés propio que genera la trama, en las tierras del tango genera gran expectación el hecho de ver a su actor más internacional junto a su hijo. Sobre este punto, Chino señala que «mezclar familia y trabajo puede ser difícil, pero en este caso no se trata de un trabajo de por vida, sino de un proyecto concreto». Y admite que, inevitablemente, durante la preparación del largometraje los asuntos laborales «se colaron» en la sobremesa de los Darín. «Trabajar con la familia hace que a veces se pierdan los límites. La película fue un tema a la hora de comer, donde participaban mi mamá (Florencia Bas) y mi hermana (Clara)», relata.

Chino confiesa que hay otro aspecto en el que las enseñanzas del gran Ricardo Darín le resultaron vitales: su relación con la fama. «Mi papá sentó las bases de la manera en la que yo me manejo porque hay una pérdida del anonimato y una intromisión en la vida privada», cuenta el actor que precisamente es pareja de Úrsula Corberó (30), una de las actrices más populares del momento. Y añade: «Lo vivo así desde muy pequeño».

Ricardo Darín y Úrsula Cobertó
Ricardo Darín y Úrsula Cobertó - EFE