Acusan al director de cine Bryan Singer del abuso sexual de un menor en 1999
Bryan Singer, durante la presentación de su película «Jack el caza gigantes»

Acusan al director de cine Bryan Singer del abuso sexual de un menor en 1999

El abogado del realizador de «X-Men» asegura que el caso es «absurdo y difamatorio»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Bryan Singer es un afamado director de cine muy conocido en Hollywood. Películas como la saga de «X-Men», «Sospechosos habituales» o «Walkiria» llevan su firma como realizador. Pero ahora, Singer es noticia por razones ajenas al mundo del celuloide. Se enfrenta a una acusación por presunto abuso de un menor en 1999, según consta en una denuncia presentada estos días en Hawai y que ha dado a conocer la supuesta víctima durante una conferencia de prensa en Los Ángeles.

El denunciante, Michael F. Egan III, ha declarado ante los medios que fue «violado numerosas veces» en una mansión de esa ciudad californiana donde se celebraban habitualmente «sórdidas fiestas» en las que los invitados, relacionados con la industria de Hollywood, estaban desnudos y mantenían relaciones sexuales con adolescentes, según Efe.

Egan, que ahora tiene 31 años, contaba 15 cuando en 1998 entró en contacto con los residentes en aquella mansión a través de un compañero de estudios, Scott Shackley, que era el hermano menor de uno de ellos, Chad Shackley.

Los Shackley compartían vivienda con Marc Collins-Rector, quien presidía la empresa Digital Entertainment Network (DEN).

Egan se había mudado a Hollywood desde Nueva York con su familia para conseguir tener una carrera como actor y modelo y a sugerencia de un agente. Tras entrar en contacto con Collins-Rector y Shackley, Egan fue puesto en nómina de DEN y recibía 2.100 dólares semanales que, según dice la denuncia, servían para «manipular» al joven con fines sexuales. Egan indica que había otros menores en situación similar a la suya y que no solo recibía dinero, también regalos extravagantes y viajes en aviones privados.

Incluso a punta de pistola

Según el relato del denunciante, Bryan Singer era una de las personalidades del cine que acudían a la fiestas en aquella casa donde en numerosas ocasiones Collins-Rector le forzó para sodomizarlo, incluso a punta de pistola, y le amenazaba con arruinar su futura carrera en el cine. Egan declaró que Singer también se aprovechó de él y le obligó a practicarle sexo oral en un jacuzzi.

Tras aquel encuentro, la denuncia asegura que los abusos de Singer continuaron durante un tiempo y en diferentes lugares, entre otros en Hawai en 1999, donde Egan asegura que fue drogado y obligado a aceptar los deseos de Singer que, a cambio le prometía papeles en películas como «X-Men» y anuncios.

Egan señala que es heterosexual y que nunca consintió las relaciones sexuales por las que ha estado en terapia durante años hasta que finamente se decidió a hablar, si bien su madre ya puso los supuestos abusos en conocimiento de la policía y el FBI en 2000 pero su testimonio «cayó en oídos sordos», dijo.

La denuncia se presentó en Hawai porque los hechos prescriben este mes de abril, si bien Egan tiene previsto poner más denuncias.

El abogado de Singer, Marty Singer, comunicó tras conocer las acusaciones que «carecen de mérito» y se mostró confiado en que el cineasta saldrá absuelto en «este absurdo y difamatorio caso». El abogado asegura que la intención de Egar es llamar la atención de los medios aprovechando el inminente estreno el próximo 23 de mayo de la última entrega de la conocida serie y que llevará por título «X-Men: Days of Future Past» (23 de mayo).