Los padres de Mario sostienen que su hijo fue asesinado y no creen en el suicidio
Los padres de Mario sostienen que su hijo fue asesinado y no creen en el suicidio - facebook

«No se ha autorizado la exhumación de Mario Biondo»

La policía italiana dice que aún es pronto para realizar una autopsia al marido de Sánchez Silva

Actualizado:

Que la familia Biondo no aceptaba las circunstancias que rodearon a la muerte de su hijo es un hecho que ellos mismos han repetido en diversas ocasiones a ABC. Sin embargo, su insistencia ha sido tal que han conseguido abrir una investigación en Italia. Este diario se ha puesto en contacto con el coronel Enrico Scandone, miembro de los Carabineros, un cuerpo especial de la policía italiana, para que explique los pasos que están llevando a cabo.

Pippo y Santina decidieron comenzar una investigación en Italia hace un mes, cuando comprobaron que en España no se podían tocar más puertas. Y es que en nuestro país tanto la Policía como el juez cerraron el caso en septiembre con la última prueba que necesitaban: los resultados del informe toxicológico. «La familia ha presentado una denuncia en la que alegan que las causas de la muerte de Mario Biondo no son claras y convincentes. En l a denuncia piden comprobar dichas causas», dice el coronel a ABC.

Según explica el carabinero, «el juez Geri Ferrara ha autorizado que se realicen las indagaciones», por lo que ahora comienza un proceso para estudiar todas las pruebas e informes que ha presentado la familia Biondo en su denuncia, pruebas que les llevan a justificar que el suicidio no fue tal. «La Procuración de la República de Palermo ha abierto una investigación para verificar las causas de la muerte», confirma Scandone.

Nada que ver con la supuesta exhumación inmediata que la familia Biondo aseguró hace dos semanas y que algunos medios publicaron. Según comenta el coronel, «en este momento solo estamos en una fase de verificación de los datos». Es decir, comprobando los informes y la forma de actuar de la Policía española.

Última opción

Preguntado por la posibilidad de hacer una segunda autopsia al cuerpo, Scandone niega que se vaya a exhumar en este momento. «No se ha autorizado tal cosa, aunque en un futuro no se descarta». Pero desenterrar el cadáver sería la última opción. «El juez está haciendo una investigación únicamente en Italia, una vez se termine –relata el coronel–, y solo si es necesario, se hará otra en España, pero es pronto para hablar sobre eso», finaliza.

La familia Biondo está pagando los costes del caso con una página web que han abierto «para apoyar a Mario». En ese sitio online cualquiera puede donar dinero para buscar lo que los italianos consideran «verdad y justicia».

Han conseguido dar tanto pábulo al caso que la televisión pública italiana, la RAI, les ha dado voz. Dentro del programa «Chi l’ha visto» –una especie de «¿Quién sabe dónde?»– ya le han dedicado dos noches, y el periodista que lleva el caso ha viajado hasta España para «tratar de encontrar la verdad» en un viaje que justificaba con el argumento: «Ningún juez es Dios y todo el mundo se puede equivocar».

Aunque la familia del cámara trate de encontrar la paz, cegados y persiguiendo una verdad que no es como piensan, en España Raquel Sánchez Silvaasiste sorprendida al comportamiento de sus suegros y cuñados, con los que cortó toda relación después de que la presentadora les dijera que ella no creía en el asesinato. Los Biondo no consintieran eso.

Raquel, además, tiene que asumir la verdad de su marido, quien, además de ser el hombre al que amaba, tenía una cara que ella no conocía. Porque la investigación demostró que, horas antes de su muerte, Mario llamó a un camello y vio películas porno, se drogó y acudió a un prostíbulo, aunque no se sabe si consumió sexo o solo tomó copas. Todo eso antes de morir. Todo eso antes de decirle a su esposa, en su última conversación, que la amaba.