Egipto y Afganistán, unidos en matrimonio
La princesa Noal Zaher y el príncipe Mohamed Alí de Egipto - cordon press

Egipto y Afganistán, unidos en matrimonio

El heredero al trono egipcio se casó con la princesa Noal, nieta del último rey afgano

Actualizado:

Dos de las casas reales más importantes del mundo musulmán, ambas de infausto destino, se unieron ayer en Estambul. El Príncipe Mohamed Alí de Egipto y la princesa afgana Noal Zaher, nieta del Rey Zaher, contrajeron matrimonio en el palacio otomano de Çiragan, a orillas del Bósforo.

Aunque sus posibilidades de llegar a reinar algún día son bastante remotas, el príncipe Mohamed Alí es el heredero legítimo al trono de su país, en caso de que allí se reinstaurase la corona. Su progenitor, Fuad II, fue el último Monarca de Egiptopor apenas unos meses, entre 1952 y 1953, con apenas un año de edad, después de que su padre, el Rey Faruk, abdicase forzado por los militares revolucionarios liderados por el coronel Gamal Abdel Nasser.

Fuad creció en el exilio, en Suiza y Francia, aunque siguió visitando Egipto con regularidad. Allí, en El Cairo, nació Mohamed Alí en 1979. El príncipe, criado a caballo entre Europa y Marruecos, vive actualmente en París, donde se dedica a negocios inmobiliarios. El anuncio de su compromiso con la princesa Noal Zaher, realizado el pasado 27 de abril, causó cierta sorpresa entre los que no conocían la relación de ambas figuras reales.

Nacida en Roma, donde se exilió la familia real afgana, Noal Zaher estudió Negocios Europeos en la universidad francesa Institut Saint-Dominique, especializándose posteriormente en diseño de joyería en la Universidad Webster, en Londres. Su familia tiene algo más de peso político: el Rey Zaher fue llamado a Afganistán en 2002, tras la invasión estadounidense, para convocar la Loya Jirga, una asamblea de notables similar a un parlamento. Sin embargo, Zaher fue de nuevo dejado de lado para que no hiciese sombra al presidente Hamid Karzai, y murió en 2007 en Kabul.

La boda transcurrió con gran discreción, sin apenas menciones en la prensa turca. Tanta, que ABC llegó a dudar de que se hubiese celebrado realmente en la fecha indicada, hasta que un representante del palacio de Çiragan pudo confirmar el evento a este periódico, aunque sin aportar detalles.

Tal vez se pretendía pasar de puntillas sobre ciertas desavenenciasen el seno de estas familias reales, especialmente en la de él, cuyos padres mantienen muy malas relaciones. La madre de Mohamed Alí, Dominique-France Loeb Picard, casada con Fuad II en 1976, se hizo llamar durante años princesa de Egipto, aunque la pareja se divorció en 1996. Ella siguió utilizando el título hasta 2008, cuando Fuad se aseguró de que se lo retirasen.