Captura del documental «Ventanas al interior» emitido por ETB
Captura del documental «Ventanas al interior» emitido por ETB - ETB

Covite revela que la directora de ETB se disculpó por la emisión del polémico documental sobre presos de ETA

El propio Urkullu admitió que la difusión del largometraje, benévolo con los criminales, no había sido «oportuna»

BILBAO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La emisión el pasado 25 de octubre en ETB del polémico documental «Ventanas al interior», que presenta a un grupo de presos de ETA como «personas normales y en ningún momento alude a los crímenes -asesinatos en algunos casos- que les llevaron a la cárcel, ha vuelto a salir a la superficie en el Parlamento vasco.

En este caso, durante la comisión de control de la radiotelevisión pública vasca, donde Covite ha trasladado el informe «Marcos interpretativos difundidos por la izquierda abertzale, un peligro para las políticas públicas de seguridad», del Observatorio Internacional de Estudios sobre el Terrorismo. Presentado el pasado mes de octubre, plasma, según el colectivo de víctimas del terrorismo, cómo han calado en EiTB las artimañas de la «izquierda abertzale» para deformar el lenguaje y blanquear el pasado etarra.

El estudio analiza discursos de la «izquierda abertzale» y cuatro meses de noticias publicadas por EiTB, en castellano, en su página web, y llega a la conclusión de que la radiotelevisión pública vasca se hace eco, por ejemplo, del empeño deliberado del entorno proetarra de eludir las menciones a ETA y referirse a presos de ETA, mayoritariamente, como «presos» o «presos vascos». También refleja que, en noticias recogidas de agencias, se eliminan párrafos al completo donde se consigna la actividad criminal de los etarras a los que se alude.

Juanfer Calderín, representante de Covite encargado de presentar el informe en comisión, ha aludido al documental como un ejemplo de lo que denuncia el informe, al entender que «Ventanas al interior» «asume por completo» esos marcos interpretativos de Sortu, Bildu y Amaiur. Durante su exposición, ha revelado que la directora del ente de la radiotelevisión pública vasca, Maite Iturbe, se puso en contacto con la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, para disculparse y admitir que el largometraje «nunca debió emitirse». El propio lendakari, Iñigo Urkullu, en el Parlamento, admitió recientemente que su difusión «no fue oportuna».

Para Calderín, «vuelve a quedar de manifiesto la necesidad de establecer un criterio unificado que evite la asunción de marcos interpretativos que blanquean el terrorismo» por parte de ETB, donde considera que se da una «falta de control» que redunda en que el ente haya «asumido como propia la propaganda» de la «izquierda abertzale».

«Sesgos y blanqueos intolerables»

Tras la exposición de Calderín han tomado la palabra los representantes de los grupos, con una fotografía clara: agradecimiento y respaldo de PP, UPyD y PSE, críticas de PNV y prácticamente mutismo por parte de Bildu.

El popular Carmelo Barrio ha calificado de «muy preocupante» y «verdaderamente demoledor» el contenido del informe, ha cargado contra los «sesgos y blanqueos intolerables» que se dan en EiTB y ha llamado a « desenmascarar la manipulación, el neolenguaje, el falso lenguaje. Que nadie trate de lavar la cara a los presos de ETA».

Gorka Maneiro, de UPyD, ha hablado de «escándalo» y ha asegurado que «EiTB está a día de hoy tomada por la izquierda abertzale». «No importa tanto lo que haga [la «izquierda abertzale»] como lo que hagamos los demócratas», ha subrayado, además de apelar a «alzar la voz».

«No nos sorprende demasiado», ha confesado el socialista Patxi Elola sobre las conclusiones del estudio. A su juicio, la deformación del lenguaje por parte de la «izquierda abertzale» responde a un afán electoralista: «La palabra ETA no les interesa, no es comercial. No podemos permitir que un ente público haga suyos los discursos de la izquierda abertzale», ha incidido.

Ataques del PNV

Apenas ha intervenido Unai Urruzuno, de Bildu, quien ha trasladado el argumento de que puede haber otros estudios que arrojen resultados opuestos, y ha asegurado que el de Covite «en lugar de tender puentes, sirve para crear trincheras».

Sí se ha extendido Luke Uribe-Etxebarria, del PNV, quien ha tildado de «falta de rigor» el inferior que ETB ha asumido el lenguaje de la «izquierda abertzale». «Es un alegato y una campaña de Covite contra la petición de acercamiento de presos a Euskadi», ha atacado.

Calderín ha negado este extremo y ha recordado las apelaciones de Covite a que los presos de ETA se desmarquen de las consignas de la banda, que son las que les impiden acceder a determinados beneficios penitenciarios. Ha recordado que «no pasa nada por llamar presos de ETA a los presos de ETA». Y ha dejado una pregunta: «¿Por qué tiene que llamar Maite Iturbe para pedir disculpas?».