Fotograma del documental «Ventanas al interior«, emitido por ETB
Fotograma del documental «Ventanas al interior«, emitido por ETB - ETB

Urkullu admite que la emisión del documental sobre etarras en ETB «no fue oportuna»

El lendakari afirma en el Parlamento que no comparte «su mirada acrítica con el pasado»

BILBAO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Su emisión no fue oportuna». Fueron apenas cinco palabras de rectificación en medio de un discurso que tendió a disculpar a la radiotelevisión pública vasca, pero Iñigo Urkullu no pudo evitar, ayer en el Parlamento de Vitoria, admitir que ETB se equivocó al programar el pasado 25 de octubre, en horario de máxima audiencia, el documental «Ventanas al interior».

Un largometraje sobre presos de ETA, incluido un exjefe de la banda terrorista, que los presentaba como víctimas y «personas normales», sin la menor alusión a los crímenes -asesinatos en algunos casos- que habían cometido, lo que provocó una oleada de críticas de todos los partidos políticos -salvo PNV y Bildu- y víctimas del terrorismo.

«La propia EiTB ha reconocido que su emisión precisaba un contexto de situación y explicación. Ha admitido que cometió un error al utilizar la expresión presos políticos. Un error que subsanó de inmediato dando las explicaciones oportunas», indicó el lendakari durante el pleno de control celebrado en la cámara autonómica.

Se refería a la nota emitida por la dirección del ente, que echó balones fuera al afirmar que no suscribían necesariamente la tesis del documental. «No comparto, no obstante, el punto de vista del documental. No comparto su mirada acrítica con el pasado», afirmó Urkullu a título personal. «Ahora bien, respetar el pluralismo significa estar dispuesto a escuchar opiniones que no nos gustan», matizó. «La pluralidad de opiniones en nuestra sociedad debe tener un cauce en EiTB, siempre que estas sean no incurran en el enaltecimiento ni en la legitimación del terrorismo».

Por si acaso, remarcó que «Ventanas al interior» se proyectó «libremente en salas de cine y centros de cultura», con el visto bueno judicial. Y afirmó que no le parecía «proporcionado» que se pusiera en duda el compromiso del ente por la mera emisión del documental.