María Chivite y Pedro Sánchez en un acto en Pamplona
María Chivite y Pedro Sánchez en un acto en Pamplona - Pablo Ojer
Negociaciones

Hoy se dilucidará la rebelión u obediencia del PSN respecto a Ferraz

A las 13 horas tendrá lugar la reunión entre los socialistas navarros y los nacionalistas de Geroa Bai

PamplonaActualizado:

Pocos ponen en duda que la investidura del próximo Gobierno de Navarra va a ser un proceso largo al que todavía le quedan unos cuantos capítulos. Sin embargo, hoy se podría dar un primer y fundamental paso para aclarar cuál será el futuro de la Comunidad Foral con la reunión que mantendrán, a las 13 horas en el Parlamento de Navarra, la candidata y secretaria general del PSN, María Chivite, y la candidata nacionalista de Geroa Bai y presidenta en funciones, Uxue Barkos.

Las palabras que transmita María Chivite tras ese encuentro marcarán si los socialistas han decidido desobedecer las órdenes de la dirección federal del PSOE que dieron el pasado lunes al desmarcarse de los encuentros que mantendrán a partir de hoy los socialistas navarros con partidos nacionalistas y de izquierdas. O también podrían indicar obediencia si, finalmente, María Chivite alega diferencias irresolubles para desistir de alcanzar la presidencia del Gobierno Foral.

De momento, a través de las redes sociales, los socialistas navarros se mantuvieron en su intención de presidir “un gobierno de progreso”, que es como llaman al Ejecutivo que, además de estar formado por los nacionalistas vascos de Geroa Bai, supondría la dependencia durante los próximos cuatro años de Bildu.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, apuntó a que “la compañera María Chivite no está desafiando al partido” con la celebración de los encuentros de esta semana, “lo que está intentando es cumplir con las expectativas que se han generado”.

Durante toda la campaña, María Chivite aseguró que buscaría el acuerdo con Geroa Bai, esas son “las expectativas que se han generado”. Otra cosa es que encuentren o no las coincidencias suficientes como para tratar de conformar un cuatripartito con las órdenes de Bildu desde la sombra.

La formación abertzale puso como condición para permitir el Gobierno socialista que la formación de Pedro Sánchez les vote para que Joseba Asirón continúe como alcalde de Pamplona. Esta petición fue la gota que colmó el vaso socialista e hizo que la dirección federal cambiara de opinión respecto a la ronda de contactos que se inicia hoy.

No obstante, Bildu todavía tratará de presionar más a los socialistas con una rueda de prensa que han convocado para esta mañana, justo antes de la reunión entre María Chivite y Uxue Barkos.