La carretera de Colmenar pierde su «curva de la muerte»

Finalizan las obras en un punto negro de la M-607, que acumulaba varios accidentes

ABC
MADRID Actualizado:

Saltó a los medios de comunicación cuando una madre, que grababa el punto donde su hijo había tenido un accidente de tráfico fatal, filmaba con su cámara otro percance. Es la carretera M-607 (Madrid-Navacerrada), en su kilómetro 28,8. Tras varios accidentes, la Comunidad decidió modificar el trazado de la curva. Ahora, tras una inversión de 500.000 euros, tiene un recorrido diferente con el objetivo de reducir su peligrosidad.

A falta de sustituir la señalización provisional, la consejería de Transportes e Infraestructuras ha terminado la remodelación de la curva, mejorando su peralte y ampliando su radio, entre otras ejecuciones, informa Efe. Además, se ha rebajado el límite de velocidad. El tramo comprendido entre los kilómetros 25 y 35 tendrá su firme con nuevo asfalto en menos de un mes, con una inversión de 1,4 millones de euros ya en ejecución.

Esta vía ha sufrido, entre los kilómetros 9,5 al 55,8 más de 700 accidentes en dos años, con el resultado de nueve fallecidos y 21 heridos graves. La grabación fue realizada por Esther Rincón, una profesora que había perdido año y medio antes a su hijo de 22 años en la misma curva cuando se dirigía a arbitrar un partido de baloncesto. Trataba de buscar pruebas del mal estado de la vía y la casualidad hizo que justo en el momento que llegaba a la curva un coche tuviera un accidente delante de ella.