Dos prostitutas al calor de una hoguera, en una imagen de archivo, en el polígono Marconi
Dos prostitutas al calor de una hoguera, en una imagen de archivo, en el polígono Marconi - DE SAN BERNARDO

La vida de los vecinos de Marconi: delincuencia, prostitutas y hogueras

Los residentes cerca del polígono denuncian que cada noche hay «50 fogatas» fruto de las actividades ilegales de la zona

El Ayuntamiento sostiene que la Policía Municipal actúa con diligencia: 4 detenidos y 559 identificados en tres meses

MadridActualizado:

«Siempre es igual cuando llega el invierno», lamenta, resignada, Mabel Díaz, presidenta de la asociación de vecinos Resina, que representa a los habitantes del polígono de Marconi, una zona de la capital más conocida por que allí se ejerce la prostitución que por la que debería ser su misión principal: la industria. Dejando al margen el tema de la prostitución, en los últimos años, los vecinos pelean contra las instituciones en otro frente, el de las hogueras que, según denuncian, son numerosísimas: «Cada noche hay unas 50».

«Queremos que se tomen en serio las cosas y hagan algo», exige la presidenta de la asociación vecinal, que no se explica cómo es posible que, pese a las «buenas palabras» de todos los representantes políticos, el problema de las hogueras —fruto del negocio de la prostitución ilegal— siga muy presente a las puertas de su casa. «Nosotros también pagamos impuestos y queremos que el polígono sea yacimiento de empleo», indica Díaz, que pide legislación a los políticos.

«Nosotros también pagamos impuestos y queremos que el polígono sea un yacimiento de empleo»

Precisamente este tema llegó ayer al Ayuntamiento de Madrid , donde la concejal popular Inmaculada Sanz preguntó durante la comisión de Salud, Seguridad y Emergencias por la escasez de actuaciones en el polígono. En base a las denuncias de estas asociaciones, Sanz cuestionó la limpieza y la operatividad de los agentes en Marconi: «Está lleno de preservativos usados y de todo tipo de restos orgánicos, de escombros y hogueras, cuestiones de su competencia». La concejal del PP denunció, además, que «la implicación real» en la zona es tarea exclusiva de la Policía Nacional. «Nunca hay Policía Municipal», aseveró.

Ante estas acusaciónes, el concejal del ramo, Javier Barbero, salió al paso al señalar que, en el último trimestre de 2016, la Policía Municipal detuvo a cuatro personas e identificó a otras 559 en el polígono de Marconi, además de sofocar 401 hogueras y realizar 498 controles a vehículos, además de otros 274 de alcoholemia.

Vídeo: Detrás de la prostitución

El negocio de las hogueras

«Esa es la desidia del Ayuntamiento», ironizó Barbero en unas declaraciones que, a buen seguro, no habrán sentado muy bien entre los vecinos de la zona, que localizan el problema en el polígono del Gato. «Nos da miedo que un día se descontrole alguna hoguera», confiesa Díaz, que pide a la policía —pese a las estimaciones del concejal— que «aplique la ley».

Tal es el descontrol por allí que, como denuncian los vecinos, hay negocio incluso alrededor de la madera: «Por la noche vienen camionetas que les venden madera a las prostitutas». Sobre este extremo, el edil de Seguridad aseguró durante la comisión que la Policía Municipal controla a quienes suministran las maderas y los palés a las prostitutas. En ese sentido, Barbero añadió que se ha instado a una docena de industrias que depositen estos residuos en los lugares habilitados para que el SELUR los retire.