Una mulitud aclama a los pregoneros del Orgullo, celebrado el año pasado
Una mulitud aclama a los pregoneros del Orgullo, celebrado el año pasado - ISABEL PERMUY

Los vecinos de Chueca piden a Almeida el fin de la «barra libre» de ruido durante el Orgullo

Consideran que se trata de un «evento privado», por lo que no debería contar con los «privilegios» de los festejos populares.

MadridActualizado:

En una carta remitida ayer al nuevo alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, la asociación de vecinos de Chueca pide al Ayuntamiento la derogación del acuerdo aprobado en Junta de Gobierno por la Corporación anterior por el que quedan suspendidos los niveles máximos de emisión sonora durante la celebración de las Fiestas del Orgullo de Madrid (MADO), entre los días 28 de junio y 7 de julio, en diferentes ubicaciones y horarios específicamente previstos.

Los vecinos del distrito más afectado por el festival, organizado por el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam), la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) y la Asociación Empresarial y Profesional para Gays y Lesbianas de Madrid (Aegal), consideran que se trata de un «evento privado», por lo que no debería contar con los «privilegios» de los festejos populares. «La diferencia entre uno y otros es que el Ayuntamiento no convoca un concurso público para que cualquier empresa pueda concurrir para organizar las actividades del Orgullo», explica el presidente de la asociación, Esteban Benito.

Por ello, solicitan en la misiva, enviada también al concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, que no se autorice ninguna actividad «que por su naturaleza suponga, directa o indirectamente, la superación de los valores límites de ruido fijados legalmente por la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica (Opcat) o por la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del distrito Centro». La pelota, ahora, está en el tejado de la Administración entrante, que deberá dar una respuesta en los próximos días.

Demandan, además, que «como parte interesada por los incuestionables efectos» que tiene sobre sus personas y bienes, «se les informe y dé acceso» a los expedientes administrativos relacionados con el evento en el espacio público y la trama urbana de Chueca que estén tramitando, «a fin de poder presentar las oportunas alegaciones».

«Nuestra petición no afecta a la manifestación del Orgullo, solo a las diferentes actividades que se van a organizar durante los 10 días que estará el MADO», incide Benito, con la esperanza de que el Gobierno de Almeida retome la senda anterior al periodo de Carmena: «Antes, tenía la catalogación de evento privado, con unos horarios de conciertos también fijados y sin poder superar la limitación máxima de ruido».