César Román, «El rey del cachopo»
César Román, «El rey del cachopo»

Sin rastro de «El rey del cachopo», desaparecido desde julio

César Román fundó cinco locales en año y medio, hasta que empezó a acumular deudas con otros empresarios de la hostelería

MADRIDActualizado:

Tiene 45 años, mide 1,52 metros y pesa 70 kilogramos. César Román Viruete, conocido como «El rey del cachopo» desapareció en Madrid el 30 de julio con un rastro de deudas y engaños a sus espaldas. Desde ese día, su familia no sabe nada de él.

La historia de César es la que todo empresario querría tener. Hasta que empezó a acumular deudas con otros empresarios de la hostelería. En año y medio abrió cinco locales y creó una franquicia con uno de los platos estrella de la gastronomía asturiana: el cachopo. Su campaña de marketing, con jefe de comunicación incluido que hacía llegar a los medios todos sus logros, hizo que su nombre cobrara fama entre los hosteleros de la capital. No solo en los restaurantes, el filete empanado de ternera con jamón y queso fue llegando a todos los hogares de la ciudad gracias a su servicio de reparto. Él mismo denominaba a su elaboración como el plato « mejor elaborado de España».

Su imperio comenzó en Embajadores y, posteriormente, se fue haciendo grande en Lavapiés. Un día, César Román «adquirió» otro local por 70.000 euros. El traspaso se hizo efectivo mediante un cheque que no tenía fondos, según adelanta El País, por lo que el primer dueño nunca recibió el pago. Pero aún así, sin que lo pillaran, continuó fundando locales. A partir de ahí, los pufos crecieron, incluido entre sus empleados, así como las pintadas en sus establecimientos. Muchos lo definen como «mentiroso compulsivo» y rodeado de polémicas. Un año después, con su imperio montado, empezó su desgracia.

Hasta que el 30 de julio desapareció. Nadie sabe por qué ni cuál es su paradero, adelanta El cierre digital. Según informan diversos medios, el misterio que envuelve la vida y la desaparición de César es, todavía, mayor: alquiló un local en Usera en el que agosto apareció descuartizada en una maleta una mujer. Tan solo 13 días después de que César se esfumase. La Policía acudió a la nave porque se había desatado un pequeño incendio, pero se descartó que fuese la expareja del rey caído en desgracia.