Referéndum policial en la sede de Jefatura, en la Casa de Campo
Referéndum policial en la sede de Jefatura, en la Casa de Campo - GUILLERMO NAVARRO

Revés policial a Carmena: los agentes votan en contra del convenio y avivan su guerra con el Ayuntamiento

El referéndum, con un 66% de participación, ha arrojado un resultado contundente: el 85% dijo «No» al preacuerdo con el Consistorio

Actualizado:

El conflicto entre la Policía Municipal y el Ayuntamiento de Manuela Carmena sigue abierto y sin visos de pacificarse. Los agentes votaron este viernes masivamente en contra del preacuerdo alcanzado a principios de este mes para un nuevo convenio, con un total de 3.445 votos de 4.066 (85%). Con este escenario, la plantilla respaldó mayoritariamente a los dos sindicatos que rechazaron el pacto en todo momento –Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) y CSIT-UP–, poniendo de manifiesto la necesidad de renegociar con el Consistorio la mejora de las condiciones laborales del Cuerpo.

El referéndum, que fue duramente criticado por ser una imposición del Gobierno local y por tratar un acuerdo de «trileros», movilizó al grueso de los agentes, con un total de 4.066 votos sobre una plantilla de 6.100 (66%). Fuentes sindicales explicaron que la participación fue incluso superior a las elecciones a los representantes de la plantilla. Así, después de una jornada electoral que transcurrió sin problemas en la Jefatura de la Policía Municipal, en la Casa de Campo, el resultado final arrojó un contundente 84,65% a favor del «No» y apenas un 15% que optó por el «Sí», con solo 609 apoyos. Además, hubo seis votos en blanco y nueve papaletas nulas.

La votación, último episodio de un enfrentamiento enquistado durante meses, se convocó para conocer el respaldo de la plantilla al preacuerdo logrado entre CC.OO., UGT y Unión de Policía Municipal (UPM) con el Ayuntamiento de la capital. Se celebró no exento de polémica y reproches, especialmente porque se hizo a espaldas de CPPM, el sindicato mayoritario, y de CSIT-UP, el tercero en seguimiento. El preacuerdo contemplaba una subida salarial de 400 anuales, más un complemento mensual de 140 por disponibilidad y productividad, y cambios en los horarios de los diferentes turnos.

«Seguirá el conflicto»

Conocidos los resultados, ambas organizaciones coincidieron en exigir que se reabra la mesa sectorial para retomar la negociación, pero con unas condiciones completamente distintas a las planteadas. «La plantilla ha dejado claro que el convenio propuesto era insuficiente tanto en el contenido como en las formas», declaró a ABC el portavoz de CPPM, Alberto Cid. En la misma línea, desde CSIT-UP destacaron que, con esta movilización, los policías «han conseguido salvarse a sí mismos de este acuerdo trampa»: «No reconocía más que una parte menor de las justas reivindicaciones».

Como era de esperar, el horizonte se presenta negro, con la certeza absoluta de que el conflicto no cesará. «La plantilla no quiere ninguna tomadura de pelo más, quiere un acuerdo digno y justo, en consonancia con los otros acuerdos de otros colectivos de este mismo Ayuntamiento», señalaron en CSIT-UP, mientras que Cid advirtió de que continuarán con sus reivindicaciones «por el bien de la Policía Municipal y los madrileños».

Por lo pronto, este mismo fin de semana se avecina tormenta a cuenta de la huelga de horas extra y los problemas de seguridad en los eventos programados. Como ha informado ABC, la seguridad no está garantizada ni en las fiestas de los disitritos de Vicálvaro y Tetuán ni en el XV Festival de Radio Almenara, que concluye hoy, en el Parque Rodríguez Sahagún. No se han presentado voluntarios para ninguno de los casos y desde el área de Seguridad y Emergencias se han visto obligados a reubicar patrullas o, como en el caso de una carrera popular en Ciudad Lineal, cancelar la actividad.