La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la presentación del proyecto Madrid Norte - IGNACIO GIL

Operación ChamartínLos anticapitalistas de Podemos rechazan el proyecto acordado para Madrid Norte

El sector al que pertenece la edil Rommy Arce y la diputada Lorena Ruiz-Huerta critican que «en el Monopoly de la ciudad de Madrid siempre gana la banca»

MADRIDActualizado:

La corriente Anticapitalistas Madrid de Podemos cree que el proyecto urbanístico aprobado el pasado jueves para el norte de Madrid «se aleja sustancialmente» de los objetivos del movimiento municipalista, contrarios al «modelo de la especulación y el negocio para unos pocos». Así lo expresa Anticapitalistas Madrid en un comunicado publicado hoy en redes sociales y referido al acuerdo anunciado este jueves por el Ayuntamiento, el Ministerio de Fomento y la sociedad Distrito Castellana Norte (DCN) para el desarrollo urbanístico «Madrid, nuevo norte».

Este último proyecto, que sustituye a la denominada Operación Chamartín, contará con un 35 % menos de viviendas, es decir 11.000 en lugar de las 17.000 previstas en un principio. Según Anticapitalistas, sector del que forman parte la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, o la concejal Rommy Arce, el contenido del proyecto «es claramente decepcionante, síntoma de una forma de gobernar dispuesta a escuchar más a los poderes financieros que a los movimientos sociales».

«No podemos perder de vista que nos encontramos ante un nuevo rescate a la banca en forma de pelotazo urbanístico con suelo público, en este caso hasta un 82%, cuyo propietario mayoritario es ADIF», dice el comunicado de este sector de Podemos, en el que también están la diputada Isabel Serra y el eurodiputado Miguel Urbán.

Bajo el título «En el Monopoly de la ciudad de Madrid siempre gana la banca», el sector anticapitalista lamenta que «las presiones» hayan surtido efecto sobre «un equipo de gobierno que se muestra acomplejado ante las continuas acusaciones de frenar la inversión y la creación de empleo. Una política, en definitiva, pusilánime frente al capital financiero».

En su opinión, un Ayuntamiento «valiente» tenía que haber primado «los intereses generales y defender ante el Ministerio de Fomento la rescisión de la concesión y expulsar a DCN-BBVA de la operación para llevar a cabo, en último término, una gestión pública del desarrollo que no estuviera subordinada a la especulación inmobiliaria».

Los anticapitalistas dicen que el Norte de Madrid «no debe seguir la estela de la 'City' de Londres, abriendo la puerta a un espacio para el oscuro y antidemocrático mundo de las finanzas». Y expresan su convencimiento de que «la movilización social puede poner freno a esta senda equivocada y hará valer el programa con el que Ahora Madrid se presentó y ganó el Ayuntamiento» de Madrid.