Edificio Metrópolis, en la confluencia de la calle de Alcalá con la Gran Vía
Edificio Metrópolis, en la confluencia de la calle de Alcalá con la Gran Vía - Maya Balanyà

Metrópolis saca a subasta sus joyas y pone en alquiler su histórica sede

Una exposición en el emblemático edificio que ve nacer la Gran Vía permitirá contemplar, antes de su venta, las singulares piezas que acoge

MadridActualizado:

La pátina que el uso y la historia imprimen en los objetos son, para quienes aman las antigüedades, un imán irresistible. Entrar en el Edificio Metrópolis es, además de hacer un viaje en el tiempo –expresión tan manida, como justificada en este caso–, un ejercicio de pura tentación. Con las cajas almacenadas de la mudanza que ha emprendido la aseguradora que ostenta su propiedad desde 1972, en el hall mantiene el tipo un impresionante tapiz del siglo XVIII que representa a Marco Antonio recibiendo a Cleopatra. Debajo, una pareja de sillones y un chester de tres plazas en piel granate esperan a su última visita.

Lámparas y espejo del siglo XIX con precios de salida de 350 y 400 euros, respectivamente
Lámparas y espejo del siglo XIX con precios de salida de 350 y 400 euros, respectivamente - Maya Balanyà

Hace tiempo que todo se detuvo en el edificio que ve nacer la Gran Vía en su confluencia con la calle de Alcalá, lo que no resta encanto para los pocos trabajadores que, durante estos días, ultiman el traslado de su sede con cierta nostalgia. El privilegio de poder recorrer sus vetustas estancias se extenderá a aquellos que estén interesados en llevarse parte de su historia a casa. Ansorena organiza una subasta especial que permitirá contemplar los muebles, lámparas, cuadros y alhajas de todo tipo que han decorado este espacio en su emplazamiento original. Será posible gracias a una exposición que se podrá visitar el 13, 14 y 17 de junio –de 11 a 18 horas– y el sábado día 15 –de 11 a 14 horas– en el 39 de Alcalá. «Absténganse los curiosos que pretendan subir a su azotea para ver de cerca la victoria alada que corona su cúpula. No habrá ocasión», recuerdan desde la prestigiosa casa y ratifican desde la aseguradora.

Con los muebles fuera –la subasta tendrá lugar el miércoles 19 de junio, a las 18 horas en la sala que Ansorena tiene en la calle Alcalá, 52– el edificio espera un nuevo inquilino. Metrópolis ha confiado a Cushman & Wakefield el alquiler de su histórica sede. Un anuncio en la web de la consultora inmobiliaria informa ya de las características del espacio, destinado a oficinas según el reclamo digital. En él, no se especifica la renta, oculta bajo un discreto «a consultar». «La singularidad del edificio, todo un icono para la ciudad de Madrid, juega a su favor a la hora de fijar su precio por metro cuadrado, aunque haya que realizar una importante inversión en actualizar los espacios», explican a ABC fuentes del sector inmobiliario que destacan su condición de «caramelo». En total, 3.835 metros cuadrados de superficie disponible repartidos en cinco plantas que gozan de protección urbanística como edificio singular, dentro del catálogo de construcciones del Ayuntamiento de Madrid.

Despacho presidencial del edificio Metropolis
Despacho presidencial del edificio Metropolis - Maya Balanyà
Anuncio del alquiler del Edificio Metrópolis en Cushman & Wakefield
Anuncio del alquiler del Edificio Metrópolis en Cushman & Wakefield

En una zona en la que las cadenas hoteleras han puesto toda su atención, mantener su uso como oficinas es, a ojos de los expertos consultados, algo «excepcional». Los datos que maneja Cushman & Wakefield reflejan que el mercado de oficinas en la capital goza de buena salud y rentas al alza alentadas por una demanda creciente, sobre todo en el área «CBD» –siglas de «central business district» con la que se conoce a las zonas del centro y el corazón financiero de una ciudad–. Las rentas «prime» se se sitúan, según el último informe de la consultora, en 34,25 euros por metro cuadrado al mes.

Una cita «especial»

«Se trata de una de las subastas más singulares de cuantas hemos organizado desde Ansorena», explica a ABC María Navarro-Reverter, especialista en muebles de Ansorena, recordando el éxito que tuvo la del hotel Ritz en mayo del año pasado, en la que se pudo pujar por 1.500 lotes de todo tipo de objetos. «El mobiliario de oficina constituye una parte importante de los lotes pero, además, hay piezas de un valor excepcional como el enorme farol de la entrada del edificio que es, probablemente, el original de cuando se inauguró en 1910», destaca.

Máquina de escribir de los años 50, precio de salida 50 euros
Máquina de escribir de los años 50, precio de salida 50 euros - Maya Balanyà

Lámparas de araña, apliques y faroles son, asimismo, otro de los objetos más numerosos junto a otros elementos cotidianos como butacas, espejos, centros de cristal o una máquina de escribir Hispano-Olivetti de los años 50 que «seguro despertará el interés de muchos nostálgicos». «El tapiz –manufactura de Aubusson– de la entrada o la alfombra del despacho presidencial –de la Real Fábrica de Tapices– son dos de las piezas textiles de mayor valor dentro de los lotes», explica Navarro-Reverter. En el capítulo de escultura destaca un busto del Rey Juan Carlos I, obra de Santiago de Santiago, con un precio de salida de 600 euros.