El cartel de «cerrado por obras» que cuelga del embarcadero del lago de la Casa de Campo
El cartel de «cerrado por obras» que cuelga del embarcadero del lago de la Casa de Campo - ISABEL PERMUY

Los hosteleros y remeros afectados por las obras del lago de la Casa de Campo:«Hemos perdido 200 socios»

El vaciado del estanque perjudica a los dos clubes piragüistas y a los propietarios de la decena de restaurantes del entorno

MADRIDActualizado:

Un cartel que avisa de las obras en el lago de la Casa de Campo cuelga de la puerta del embarcadero desde el pasado 11 de septiembre. Desde ese día los miembros de los dos clubes de kayak, remo y piragüismo del estanque han tenido que dejar de entrenar. Mientras buscan otra opción, una tarea nada sencilla dadas las pocas alternativas que existen en Madrid, ya han notado las consecuencias. «De los 350 socios que teníamos el año pasado, ya hemos perdido 200. Solo nos quedan los chavales que compiten a nivel nacional», se lamenta a ABC el presidente del Alberche Kayak Club, Omar Calzón Vega.

Los miembros de este club, que nació en 1961, solían entrenar tres horas diarias, seis veces a la semana. Además de los «amateur», que podían practicar este deporte desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la tarde. «Desplazarse hasta el embalse de Picadas, a 60 kilómetros del lago de la Casa de Campo, supone dos horas añadidas de trayecto y no todo el mundo dispone de ese tiempo», indica Calzón, que se queja de que el Ayuntamiento no les haya dado «ninguna solución» a su problema.

La cabaña de Senén, uno de los establecimientos afectados por las obras en el lago
La cabaña de Senén, uno de los establecimientos afectados por las obras en el lago - ISABEL PERMUY

Conscientes del perjuicio que podría suponer para los deportistas y para los hosteleros del entorno, antes de comenzar el proyecto, el Ayuntamiento se puso en contacto con los afectados y les informó sobre las actuaciones que se iban a llevar a cabo. «Todos ellos propusieron realizar el vaciado del lago entre los meses de octubre y abril, por lo que el Área de Medio Ambiente y Movilidad ha intentado respetar esas fechas», indican fuentes de la concejalía de Inés Sabanés. «Es cierto que hay una alta demanda y muy pocas láminas de agua donde practicar remo en Madrid. Las opciones que tenían pasaban por compartir espacio con otros clubes en El Retiro o en el parque Juan Carlos I, pero no es fácil», reconocen desde Medio Ambiente.

El hecho de que se puedan dilatar hasta julio las actuaciones también podría suponer un coste para los propietarios de la decena de establecimientos que se sitúan a las orillas del lago. Precisamente, uno de los grandes atractivos son las vistas de sus terrazas. «Sólo entre mayo y junio perderemos un 30% de los ingresos, porque es la época de bodas y comuniones», se queja el encargado de La Cabaña de Senén, Claudio Popel, que sabe que «sin el potencial de la terraza», perderían «mucho».