Dos jóvenes se sientan sobre la zona del lago de la Casa de Campo que se convertirá en una «playa»
Dos jóvenes se sientan sobre la zona del lago de la Casa de Campo que se convertirá en una «playa» - ISABEL PERMUY

Una «playa» para el lago de la Casa de Campo

El Ayuntamiento vaciará el vaso en noviembre para la reparación del estanque y remodelará el embarcadero y el entorno con nuevos senderos; las obras terminarán en julio de 2018

MADRIDActualizado:

Un reguero oscuro bordea la cara interior del muro perimetral del lago de la Casa de Campo. Es la marca que indica dónde se situaba el nivel del agua del estanque antes de que el Ayuntamiento de Madrid cerrara el grifo y dejara de rellenarlo. Este es el primer paso para su vaciado completo que permitirá la restauración del vaso, la construcción de un nuevo cerramiento de contención y la reforma del entorno del estanque, que incluirá una zona de «playa», nuevos itinerarios peatonales y la renovación completa del mobiliario urbano y de las instalaciones náuticas.

Las grietas y los desprendimientos en el vallado de la laguna artificial han llegado a erosionar el terreno circundante y han dejado al descubierto las raíces de los árboles próximos al lago. Ante estos graves desperfectos, el Ayuntamiento emprenderá unos trabajos de rehabilitación que costarán 2.653.315,83 euros, impuestos incluidos. Las obras comenzarán a principios de noviembre, según indicaron a ABC fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad, y se dilatarán hasta julio de 2018.

Las 6,5 toneladas de carpas que viven en el lago serán sacrificadas, ya que son una especie invasora

El lago, que no se vacía desde 1995, tiene una capacidad para 160.000 metros cúbicos. La mayoría de este agua será derivada al río Manzanares cuando se abra la compuerta del aliviadero. «Las aguas que se consideren de peor calidad pasarán primero por la depuradora antes de depositarlas en el cauce del río», explica a este diario la jefa del departamento de depuración del área de Medio Ambiente y Movilidad y responsable del proyecto, Elena de la Paz. Y una vez que finalicen los trabajos, el lago se llenará con agua reciclada.

El antiguo embarcadero del lago, donde se construirá un mirador
El antiguo embarcadero del lago, donde se construirá un mirador - ISABEL PERMUY

El estanque, que ocupa 80.150 metros cuadrados, se encuentra enmarcado en un espacio protegido como Bien de Interés Cultural en categoría de Sitio Histórico. Por ello, las actuaciones han tenido que ser supervisadas por la Comisión Local de Patrimonio Histórico. «El muro de ladrillo es lo más antiguo del lago y, por ello, será respetado. Lo que haremos es recubrirlo con otro nuevo, para protegerlo», indica la responsable del proyecto. Por ello, según señala el pliego técnico, se pondrá una «lámina separadora de poliestireno expandido de 5 centímetros entre el muro existente y el nuevo». Además, bajo esta pauta, se construirán dos tipos de cercas: una de escollera, con bloques de granito en gran parte del perímetro y otra estética, de hormigón en la zona del nuevo embarcadero.

Además del criterio de Patrimonio, el Ayuntamiento ha tenido en cuenta la mejora de la accesibilidad del itinerario que rodea al lago, para ganar espacio al peatón y potenciar al mismo tiempo los distintos usos en cada zona del estanque. Con una distinta ubicación del mobiliario urbano se lograrán varios espacios diferenciados.

Nueva pavimentación

Por un lado, se renovará la pavimentación de la zona del paseo, para crear nuevos itinerarios peatonales mejor adaptados. Por otro lado, en el área del lago que se sitúa frente a los quioscos es común ver a la gente sentada sobre el bordillo de ladrillo que existe entre los árboles y la barandilla roja de metal. Por ello, se instalarán bancos corridos con y sin respaldo y hamacas, según la zona, para facilitar el uso habitual de este espacio.

En el lago hay 160.000 metros cúbicos de agua, que será derivada al río Manzanares tras su paso por la depuradora
La embarcación solar, que solía dar vueltas circulares por el lago, será retirada
La embarcación solar, que solía dar vueltas circulares por el lago, será retirada - ABC

En cuanto al embarcadero, donde entrenan dos escuelas de remo, kayak y piragüismo y se encuentran las barcas recreativas, será renovado en su totalidad. La actuación contempla la colocación de nuevos pantalanes flotantes, es decir, un muelle indicado para embarcaciones de pequeño tonelaje. El vaciado afectará, además, al barco solar que hacía rutas circulares por el lago. Esta nave, que aún flota en un rincón del estanque permanece anclada sin pasajeros desde hace años. Por ello, se optará por desguazarla.

Sin casas para los patos

Las casas de madera para los patos, que se han quedado sin inquilinos con el paso del tiempo, también serán «jubiladas». «Los patos que habitan ahora en el lago son silvestres y no suelen anidar en estas construcciones, por lo que no tiene sentido que las mantengamos», justifica la jefa del proyecto.

Las erosiones en el muro perimetral
Las erosiones en el muro perimetral- ISABEL PERMUY

Los huéspedes que no tendrán hueco en este proyecto son las peces exóticos. Antes de comenzar la redacción del proyecto, el Ayuntamiento, consciente del problema que supone el vaciado del lago, emprendió un estudio de la fauna piscícola. De los 13.911 peces detectados (suman 6,5 toneladas), se identificaron carpas común y royal, carpines, percasoles y gambusias.

«Todas ellas son especies exóticas o invasoras, por lo que no queda otra opción que sacrificarlas», argumenta la experta. Tras su captura, se descartarán las especies exóticas y las enfermas y, el resto, se transportará al Manzanares. Después de las obras se repoblará paulatinamente con tencas, que son peces de autóctonos.