Amigos de la víctima se dirigen a su casa para acompañar a la familia
Amigos de la víctima se dirigen a su casa para acompañar a la familia - BELÉN DÍAZ
Sucesos

Crimen de Tetuán: el volcado del teléfono de la menor, clave para esclarecer el crimen

El móvil de la violencia de género pierde fuerza, aunque tuvo un novio que la maltrató y ahora flirteaba con otro

Actualizado:
La menor asesinada
La menor asesinada - ABC

El volcado del teléfono móvil de la menor asesinada en Tetuán el pasado miércoles será la clave que conduzca a la resolución del caso. En él se verán los últimos mensajes y llamadas que mantuvo la adolescente dominicana, de 16 años, con quién, así como el contenido que conduzcan al homicida y permitan esclarecer el terrible crimen. Además, se podrá averiguar quiénes eran las personas de su círculo más íntimo, sus contactos habituales, así como los más recientes. Como ya informó ABC, el autor se llevó el móvil de la víctima con el fin de no dejar ningún rastro incriminatorio. No logró su propósito pues, finalmente, la Policía Nacional lo localizó.

La hipótesis de la violencia de género, que se manejó en un primer momento, entre otras teorías, ha perdido fuerza en las últimas horas. Y ello a pesar de que la joven tuvo un exnovio al que dejó porque la maltrataba y, supuestamente, tenía antecedentes por este hecho relacionados con una pareja anterior. Ese chico estaba ilocalizable aunque se le buscaba. Últimamente, la menor estaba flirteando con otro joven, según precisaron las fuentes consultadas por este diario. Este podría figurar entre los sospechosos, pues se investiga a personas de su entorno.

Lo cierto es que, tal y como adelantó ABC, poco antes de que la adolescente fuera asesinada a golpes, mantuvo relaciones sexuales, pero no fue violada, según indicó el informe preliminar de la autopsia. Además, en su cuerpo hallaron restos de ADN que se cree que podrían corresponder a la persona que acabó con su vida.

Lo que está claro es que la joven y el que resultó ser su verdugo se encontraron una vez que ella se quedó sola en su casa, situada en el número 58 de la calle de Panizo cuando su madre y su padrastro se marcharon a las 18.15 horas con sus dos hermanos pequeños. De hecho, incluso el inquilino que tenía la familia, un español de 44 años al que habían subarrendado una habitación, tampoco estaba. Regresó a las siete de la tarde y dijo que no escuchó nada, según explicó a la Policía que le tomó declaración.

La tragedia se descubrió poco después de las 21.15 horas, cuando la madre, su marido y los niños llegaron a casa. La menor estaba en su habitación muerta, tendida en el suelo, desnuda y cubierta con una manta. Tenía varios golpes en la cabeza y en la cara. Por ello, avisaron al 112 a las 21.18 horas.

Al parecer, la madre de la víctima decidió regresar antes de lo previsto a la vivienda, ya que envió varios mensajes a su hija por WhatsApp, sin obtener respuesta. Por ello, alarmados, regresaron, informa Ep.

Mientras, las abogadas de los padres manifestaron que el exnovio de la menor, en el que ellos centran sus sospechas, se peleó hace tiempo con otro ex de la fallecida debido a un «episodio de celos».

Sin cámaras que grabaran

El juzgado de Instrucción número 52, encargado del caso, se ha opuesto al deseo de la familia de incinerar los restos mortales de la adolescente, una decisión habitual cuando la causa de la muerte es violenta.

Ni en el portal del inmueble donde residía la joven ni en su calle, cercana al paseo de la Dirección y a Ofelia Nieto, hay cámaras de videovigilancia que pudieran haber captado al homicida.

Una vecina manifestó que vio salir corriendo a un joven el miércoles por la tarde, aproximadamente en el intervalo en el que debió de producirse el crimen. Otra residente en finca aledaña explicó que fueron dos. La primera precisó que escuchó decir al inquilino que el arma homicida había sido un puño americano, un extremo que no fue confirmado por la Policía.