Manuela Carmena, en su recién renovado despacho, el antiguo dúplex de Gallardón - FOTOS: JAIME GARCÍA/MATÍAS NIETO // VÍDEO: JESÚS CUESTA
ENTREVISTA

Carmena: «He vivido en Cataluña y, como ciudadana, me gustaría que siguiéramos todos juntos»

La regidora de la capital abre su nuevo despacho a ABC y, por primera vez, confiesa que prefiere la unidad de España con «diálogo» entre las partes y sin «romper puentes». También espera que el 20-D traiga un cambio en la forma de hacer política

MADRIDActualizado:

No imaginaba Manuela Carmena (Madrid, 1944) que sería una de las protagonistas del cambio político que proclamaba en sus reflexiones, publicadas en su libro « Por qué las cosas pueden ser diferentes» (Clave Intelectual). Lo confiesa con su tono apacible y su enraizada sonrisa, sentada en la zona de visitas que ha habilitado en su nuevo despacho, el antiguo dúplex de Gallardón. Lo ha remodelado por 148.102 euros para que en esa planta, la cuarta del Palacio de Cibeles, quepan más trabajadores. Manuela cede a ABC parte de su tiempo en su apretada agenda un día después de haber aprobado su primer, y polémico, proyecto de presupuestos para Madrid. Ya se siente cómoda con el bastón de mando, aunque detesta que el PP y C’s la insulten en los Plenos. Pero tiene fuerza y motivación.

La alcaldesa se iba a sentar dos horas para hablar con este periódico, pero una entrevista con el embajador francés y la visita de la Reina Doña Sofía al Palacio de Cibeles reduce el encuentro a poco más de 45 minutos. Tras amagar con revelar la famosa receta de sus magdalenas invita a no perder tiempo y comenzar con las preguntas. Sobre la mesa deja una carpeta, que lleva siempre consigo, en la que pone «Ideas para Madrid».

El Ayuntamiento, ante las generales
«No voy a participar en ninguna campaña política en estas elecciones. Quiero que mi gobierno municipal sea una cierta Suiza porque no somos un partido»

—Vamos con la pura actualidad... ¿Cómo valora, como alcaldesa y ciudadana, el órdago independentista de Junts pel Sí y la CUP, y su advertencia de desacato al Tribunal Constitucional?

—Como alcaldesa no debería entrar a valorar estos hechos. Nunca he querido entrar en ello. Pero como persona, a mí me encanta Cataluña, he vivido en Barcelona un tiempo y me encantaría que siguiéramos todos juntos. De todas formas, creo que es necesario ahora mismo buscar maneras de entendernos. No es bueno cortar puentes y me preocupa que se estén cortando vías de encuentro. Me contaba un canadiense que en Montreal se había hecho una política muy interesante después de haber hecho unos referéndum que habían valido para desahogar una primera impresión y, después, tener una actitud de acercamiento. Allí, lo que hacía unos años parecía un problema difícil de resolver, ahora estaba empezando a transformarse en una mayor cercanía.

—Como exjueza, ¿cree que es legal todo lo que se está planteando ahora en Cataluña?

—No tengo nada que decir porque ya no lo soy. De todas maneras, como persona, o con el cargo que tenga, creo que a los problemas políticos hay que buscarles soluciones de diálogo. Nunca creo que la utilización de las normas penales en sí mismo puedan valer para resolver los problemas que son políticos y que son necesariamente de encontrar acuerdos, hablar y reflexionar.

—Sus presupuestos municipales se aprobarán la misma semana en la que se celebrarán las elecciones generales ¿Qué le gustaría que ocurriera como ciudadana y como política?

—No participo en estas elecciones, así que prefiero no valorarlo.

—¿No nos va a decir quién quiere que gane?

—No quiero pronunciarme porque significaría participar en la campaña.

Con fecha de caducidad en el Palacio de Cibeles
«Dejaré la política cuando acabe esta legislatura , en 2019. No aspiraré a otro mandato. Después me gustaría trabajar en Naciones Unidas»

—¿Nadie le ha pedido hacer campaña electoral? ¿Ni siquiera Pablo Iglesias y Podemos?

—No, en absoluto. Creo que como ya me he adelantado yo y he dicho que no voy a hacer campaña, no me lo ha pedido nadie. No quiero. Me gustaría que el gobierno municipal sea una especie de «Suiza» y esté fuera de la participación en las elecciones porque nosotros no somos un partido, sino una agrupación ciudadana. Hay personas de partidos políticos, una minoría importante, pero como grupo municipal no queremos participar.

—Pero sí que nos podría decir qué le gustaría que ocurriese...

—Que hubiera un cambio de la manera de hacer política.

—¿A qué se refiere?

—Creo que es interesante ver que en todas las formaciones políticas se perfila un deseo de cambio en general. En todas. Me gustaría que se recogieran las alternativas en la manera de hacer política. Yo lo estoy viviendo aquí. Creo que estoy poniendo mi granito de arena en el cambio, o algunos ladrillos. Creo que el cambio hacia la nueva política se lo debemos al 15-M. La calle hizo una fotografía de lo que era la política convencional y dijo: no queremos seguir así. Se ha extendido por todo el mundo. Basta con ver los resultados electorales en Latinoamérica, en Gran Bretaña, lo que está pasando en Estados Unidos... Cada vez se oye más una nueva manera de hacer política.

—En Portugal no hubo cambio...

—Donde no lo veo no lo he citado, pero están cambiando los programas, las propuestas y los estilos.

—¿Participó en el 15-M?

—No, estaba jubilada haciendo una cooperación en la República Popular del Congo. Lo veía todo a través de las televisiones francesas y era curioso ver cómo despertaba tantísimo interés. «Les indigné» de Madrid estaban en primera línea.

—¿Sigue la política nacional?

—No. No tengo mucho tiempo. Estoy muy centrada en el Ayuntamiento y en los problemas del día a día.

Promesa de recorte de sueldos
«Destino parte de mi sueldo como alcaldesa a dos ONG’s. No puedo decir a cuáles. No lo dedico a Ahora Madrid. Solo a fines sociales. Nada más»

—Respecto a la bajada de sueldos que prometieron, su concejal de Economía ha confirmado esta semana que no se podrán bajar, pero que ya se están realizando donaciones. ¿Dónde destina su dinero la alcaldesa? ¿A Ahora Madrid o algún partido?

—A dos ONG, pero no puedo decir a cuáles.

—¿Y a Ahora Madrid?

—No. Solo a fines sociales. Nada más.

—Tras estos primeros cinco meses que han sido muy intensos, ¿se ve con fuerzas de aguantar los cuatro años al frente del Ayuntamiento de Madrid?

—Sí, por supuesto. Cuando vas cumpliendo años sigues siendo la misma persona y te das cuenta de que lo que resulta fundamental cuando eres joven también lo es cuando eres mayor. La actividad diaria es un estímulo impresionante para mantenerse cada día al cien por cien. Yo ahora me encuentro con un nivel de motivación que estoy segura que otras personas de setenta años no tienen.

—¿Se ve en política más allá de 2019, cuando acabe esta legislatura?

—No. En eso estoy segura. Me iré cuando acaben estos cuatro años. Lo pienso cada día.

—¿Y qué hará después?

—Ya veremos. El mundo internacional me gusta mucho. Cuando me jubilé estaba haciendo cooperación internacional. Después me gustaría trabajar en la ONU.

—¿Quién podría tomarle el relevo de Ahora Madrid?

—Cualquiera de los concejales que tengo ahora. Cada uno tiene sus virtudes.

—¿Está contenta con todos ellos? En algún caso se han filtrado diferencias internas dentro de su equipo...

—Estoy encantada. Estar rodeada de jóvenes es muy vivificante.

—Dicen que no los conocía hasta poco antes de hacer campaña...

—Eso es verdad. Solo a algunos. De Javier Barbero era muy amiga. Lo conozco de la época de Vigilancia Penitenciaria. Le casé y todo. Fue quien me propuso presentarme. Le dije que no y al final me convenció.

—Al echar la vista atrás, ¿qué le sorprende de estos últimos cinco meses?

—Que haya tanta falsedad y tanto teatro en la confrontación política. ¡Y mire que soy mayor y he vivido mucho! Puedes hablar con los concejales de la oposición en privado y son muy amables y hacemos intercambios de ideas razonables. Pero de pronto llegan los Plenos y aquello es un teatro. ¿Para qué hay que decirse esas cosas tan desagradables con personas que acabas de hablar? ¿Por qué de pronto empiezan a insultarnos? No lo entiendo.

—¿Aguantará el cuerpo hasta 2019?

—Claro, ya estoy adaptada.