Iglesias junto a Julio Rodríguez, en 2015, cuando el exJemad presentó su candidatura a las listas por Zaragoza
Iglesias junto a Julio Rodríguez, en 2015, cuando el exJemad presentó su candidatura a las listas por Zaragoza - EFE

Carmena no quiere al exJemad en su plataforma

Julio Rodríguez aspiraba a ser el dos en la lista de la alcaldesa, puesto que ocupará Marta Higueras, ahora pelea por colarse entre los diez primeros

MadridActualizado:

Las relaciones entre Manuela Carmena y Podemos para confluir en la lista de la alcaldesa de cara a los comicios de 2019 se están cociendo a fuego rápido, en una olla a presión que está a punto de estallar. La regidora lo ha dicho claro. Ella pone la receta para repetir en las urnas: su nombre en lo más alto del cartel y un equipo, pilar de la nueva formación, que represente «lo mejor de la sociedad». La exjueza rehuye de las siglas políticas y no piensa ceder a imposiciones de ningún partido, pero Pablo Iglesias está girando demasiado la tuerca para colar al exJemad Julio Rodríguez como número dos. Carmena se ha opuesto frontalmente a esta pretensión. Según deslizan desde la dirección nacional de Podemos, ella arguye que no lo conoce de nada y no está dispuesta a repetir los errores del pasado: tener que lidiar con versos sueltos que le abren constantes crisis de gobierno empañando su labor. Esa ansiada posición la ocupará su fiel amiga Marta Higueras, quien se encarga de moldear la plataforma municipal desde principios de septiembre.

Ahora, el secretario general del Podemos en Madrid, Rodríguez, apoyado por su homólogo en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, e Iglesias se están dejando el pellejo para que el ex alto cargo militar esté al menos entre los diez primeros puestos. De hecho, ya han comenzado su campaña en la calle. El envite lo lanzan a sabiendas de que la responsable madrileña quiere y necesita contar con siete concejales de la formación morada insustituibles para ella: la portavoz, Rita Maestre; el delegado de Desarrollo Urbanos Sostenible, José Manuel Calvo; Pablo Soto, al frente de Participación y Transparencia; Jorge García Castaño, delegado de Economía y Hacienda y concejal de Centro; Paco Pérez, al que llaman «el alcalde de Vallecas»; Marta Gómez Lahoz, edil de Barajas y San Blas-Canillejas, y Esther Gómez Morante, de Chamberí y Carabanchel.

Aumenta la tensión

El desafío de Podemos se hizo oficial el pasado 9 de octubre, cuando llamó a sus filas para que los inscritos en la formación –desde al menos tres meses– elijan a sus representantes para que concurran en las próximas elecciones. El sistema que ha establecido es el Desborda, una fórmula ideada por el secretario de Organización, Pablo Echenique, que da más representación a la lista más votada y permite dar presencia a las más minoritarias. Esto implica que podrían presentarse identidades con las que Carmena no quiere compartir escenario electoral, como por ejemplo Rommy Arce, Pablo Carmona o Montserrat Galcerán, en resumen los anticapitalistas, que podrían llegar a empotrarse en la lista definitiva de Podemos. El 18 de octubre se conocerán las candidaturas dentro del partido y posibles alianzas. La proclamación de resultados se sabrá el 27 de noviembre. Para entonces, el acuerdo entre Carmena y Podemos puede dinamitarse, ya que algunos de los concejales elegidos por la regidora podría quedar fuera.

La plataforma de Carmena ya cuenta con numerosos simpatizantes de renombre de diferentes esferas que la apoyan. Finalmente, su candidatura no estará arropada por una agrupación de electores, como ha podido saber este diario, ya que esa fórmula que permite la Ley orgánica de Régimen Electoral obliga a que se constituya única y exclusivamente para cada proceso electoral. Carmena capitaneará un partido político, como lo hizo en 2015 con Ahora Madrid. Eso sí, renovado, con fichajes estrella y más responsable, o al menos eso espera.

La obsesión

El empecinamiento del líder de Podemos de situar en una posición con peso al exJemad parte de que lo llamó en 2017 para ser el sustituto de Carmena ante la posibilidad de que ella no repitiera candidatura, como inicialmente afirmó la regidora. Rodríguez guarda cierto paralelismo con el perfil de la regidora: un hombre experimentado (70 años) que había ejercido un alto cargo militar con un gobierno socialista, el de José Luis Rodríguez Zapatero. Fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa en la legislatura de 2008 a 2011, bajo las órdenes de la fallecida ministra de Defensa, Carme Chacón.

Además, el exJemad ya era conocido en las filas de Podemos, ya que su nombre se había incluido en las listas de Podemos al Congreso por Zaragoza como número dos en 2015 y de número uno en Almería en 2016; pese a la tradición militar en ambas ciudades no logró conseguir escaño. Iglesias le llamó para empotrarse en Madrid como secretario general del partido y éste no dudó en aceptarlo para ocupar, en un tercer intento, un puesto político.

Ya lo advirtieron hace unas semanas fuentes internas de Podemos. Las primarias son una mera excusa para colocar al exJemad donde quieren.