El secretario general de Podemos en Madrid, Julio Rodríguez
El secretario general de Podemos en Madrid, Julio Rodríguez - EFE

El exJemad pone en peligro el pacto de Podemos con Carmena

Julio Rodríguez tiene la ambición de ser el número dos de la alcaldesa y la exjuez no acepta

MadridActualizado:

Las negociaciones entre Podemos y Manuela Carmena para que ésta lidere una candidatura en Madrid donde la formación de Pablo Iglesias tenga gran peso se están enquistando y son tensas. La razón, la ambición e imposición de Julio Rodríguez, el ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), de colocarse en lo más alto de la lista morada. Su pretensión lleva implícito que, ante un futurible mandato, sería el número dos de la actual regidora madrileña. La exjuez, de 74 años, no está dispuesta a aceptar esta condición y desde la dirección de Podemos tampoco le allanan el camino.

Las incógnitas acerca de si la líder de Ahora Madrid volvía a repetir llevaron a Pablo Iglesias en 2017 a preparar un posible sucesor con peso, con ciertos paralelismos al perfil de la regidora. Julio Rodríguez, de 70 años, ejerció el alto cargo militar durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en la legislatura de 2008 a 2011. Lo hizo bajo las órdenes de la fallecida ministra de Defensa, Carme Chacón. Además, su nombre ya se había incluido en las listas de Podemos al Congreso por Zaragoza y Almería en las elecciones generales de 2015 y 2016, aunque en ambas de tradición militar no logró conseguir escaño. Iglesias le llamó para empotrarse en Madrid como secretario general del partido y éste no dudó en aceptarlo para ocupar, en un tercer intento, un puesto político.

Rodríguez se ha hecho ilusiones ante el silencio de Carmena. Sonaba fuerte y contaba con los apoyos necesarios en la cúpula para sustituirla en el Palacio de Cibeles. Pero la semana pasada, la máxima representante de los madrileños anunció que trataría de revalidar su cargo en mayo de 2019, y lo haría a su forma: con una plataforma avalada por un grupo de electores donde tendría cabida toda la izquierda progresista que lo deseara. Fue taxativa. Busca «a los mejores». Para ello ya ha delegado en su amiga Marta Higueras, concejal de Equidad y Derechos Sociales, las negociaciones de la plataforma, donde se prevé que deje fuera a, al menos, tres de sus veinte concejales: los más problemáticos, los de la facción anticapitalista de Podemos (Montserrat Galcerán, Pablo Carmona y Rommy Arce).

Iglesias eleva el desafío

Desde Podemos garantizaron a Carmena que tendría libertad para formar su equipo, pero Iglesias le está sosteniendo el pulso pese a saber que es la carta ganadora para mantener Madrid. Este fin de semana, desde el «partido del cambio» se comunicó que van a someter a primarias a los concejales que podrán concurrir a la candidatura de la dirigente madrileña, todo un desafío para la regidora, pues supone incluir a aquellos que desecha para una nueva legislatura. Las elecciones internas de Podemos, como aseguraron desde dentro del partido, «son una mera excusa para colocar al exJemad donde quiere».