Ignacio Aguado, en la Asamblea de Madrid - EFE / Vídeo: Atlas

Cs rechaza la última propuesta de Vox que pide derogar artículos de la Ley LGTBI para investir a Ayuso

La Gobernabilidad en Madrid continúa bloqueada por las diferencias entre los de Aguado y Monasterio. El PP propone un texto alternativo «asumible» por las tres formaciones

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Comunidad de Madrid asiste, desde hace más de dos semanas, a una batalla política en la que las «formas» se han impuesto, aparentemente, sobre el «fondo». Sin embargo, Ciudadanos y Vox han puesto este miércoles, negro sobre blanco, las diferencias que «bloquean» la gobernabilidad de la región. El portavoz de la formación naranja, Ignacio Aguado, rechazó ayer la última propuesta de su homóloga, Rocío Monasterio, por pedir derogar los artículos de las leyes contra la «LGTBIfobia» como punto de partida para sumar los apoyos necesarios para investir a Isabel Díaz Ayuso (PP) como presidenta de la Comunidad de Madrid.

En concreto, el texto de Vox exige suprimir aquellos artículos que «atenten contra la libertad de los padres a educar a sus hijos conforme a sus valores morales» –informa Ep–. A ello, se su suma, según las mismas fuentes, la petición explícita de «garantizar» a los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado «acceso directo» a la información de la que dispone la Administración regional sobre los extranjeros en situación irregular.

Las tres formaciones implicadas –PP, Cs y Vox– han reiterado su voluntad de imitar la vía que permitirá mañana investir como presidente de Murcia al candidato popular Fernando López Miras. Sin embargo, la preocupación por cómo ha de materializarse ese pacto a tres bandas –y la imagen pública que proyecta de cara a sus electores– escribe, desde hace 17 días, un capítulo nuevo cada jornada sobre los intentos hacer presidenta a Ayuso.

El portavoz regional de Cs recibió el documento de la discordia por la mañana. La formación naranja aseguró entonces –sin haber llegado a leer su contenido– estar dispuesta a «asumir» propuestas de Vox similares a las que presentó esta formación en Murcia. Sin embargo, precisó que no lo «firmaría». Ese texto pareció, a priori, un discreto avance para acabar con el «bloqueo» en la gobernabilidad. A última hora de la tarde, ese pequeño paso hacia delante se ha tornado en un salto, pero, de nuevo, hacia atrás. Ciudadanos tilda la propuesta de Vox como un «retroceso». Para los de Aguado, el documento «dista mucho» del presentado en las negociaciones murcianas.

En sus propios términos, dijo que no es «asumible». Fuentes de la formación de Albert Rivera llegaron a calificarlo, incluso, de «incompatible» con algunas de las 155 medidas que firmaron al principio de las negociaciones con el PP. El propio Aguado ha explicó que si la formación de Santiago Abascal presentaba propuestas para «atacar los derechos y libertades LGTBI, estigmatizar a los inmigrantes y frivolizar con la violencia machista» estaría «abocando a la Comunidad a una repetición electoral».

En medio, de nuevo, está la candidata popular que aspira a convertirse, antes del 10 de septiembre –fecha límite tras el pleno de investidura sin candidato de hace 15 días–, en la líder del Ejecutivo regional. Ayuso ha propuesto un texto alternativo que, a su jucio, era «perfectamente asumible por los tres partidos». Fuentes de Vox indicaron que estarían dispuestos a aceptar esta última propuesta –informó Efe–. Nadie habla ya de «firmar». De hecho, el PP está convencido de cerrar su acuerdo de investidura con «cualquier formato». «Una reunión, un texto, con o sin firma, o un compromiso durante la exposición del debate de investidura», señaló Ayuso.

Actitud «irresponsable»

Isabel Díaz Ayuso reiteró, como viene haciendo en la última semana, su preocupación por el bloqueo que mantienen Vox y Cs. La intransigencia que han escenificado ambas formaciones está dilatando sobremanera sus planes para ser investida. A principios de esta semana, se llegó a barajar incluso el próximo lunes como fecha para celebrar un nuevo pleno de investidura. El presidente de la Asamblea, Juan Trinidad (Cs), aún no se ha pronunciado sobre la petición del PP para que inicie una ronda de contactos, lo que, hasta hoy, complica los planes de Ayuso para lograr ser investida antes de agosto.

«No hay motivos para seguir bloqueando mi investidura en Madrid», dijo tras considerar «incomprensible» y «muy irresponsable» posponer la puesta en marcha del Gobierno regional alegando «vagas excusas». Por su parte, la dirección nacional del PP pidió «altura de miras» y «altura política» a Cs y Vox. «Mañana –en referencia a hoy– el PSOE y la ultraizquierda pueden llegar a un acuerdo para un Gobierno que sumirá a España en nuevas tensiones territoriales, división social y ruina económica», señaló Ayuso, apremiando a que acerquen posiciones.