Villares, con una carpeta de En Marea, y el portavoz de En Marea, Manuel Lago
Villares, con una carpeta de En Marea, y el portavoz de En Marea, Manuel Lago - MIGUEL MUÑIZ
PARLAMENTO GALLEGO

El Parlamento reitera a Villares que no puede presentarse como En Marea

El Grupo Mixto registró enmiendas autorefiriéndose como sus excompañeros

SANTIAGOActualizado:

Tomó la palabra y se presentó como «portavoz del grupo parlamentario de En Marea». Pero el presidente del Parlamento le recordó a Luís Villares que no, que el suyo es el grupo mixto, en un nuevo descenso a la realidad para el magistrado en excedencia. Villares quería salirse con la suya y se presentó entonces «como portavoz del partido En Marea integrado en el grupo mixto». Desde las bancadas de En Marea, sus excompañeros negaban resignados con la cabeza la testarudez de su antiguo jefe de filas. Tras ser expresamente advertido hace unos días por la Mesa del Parlamento de que no podía usar ese nombre en comunicaciones oficiales, Santalices tuvo que llamarle la atención. Hubo más. El vicepresidente Diego Calvo reprochó lo mismo al diputado Francisco Casal, que no lo acató sin más: censuró que desde la presidencia nunca se ha advertido a la bancada popular por referirse a En Marea como «las mareas de Podemos».

Mientras Villares se resigna a ser grupo mixto, sus excompañeros —que ayer estrenaban como portavoz a Manuel Lago— se encuentran en proceso de buscar una nueva denominación transitoria que anticipe la llegada de la marca «Galicia en Común» en las próximas autonómicas. Pero hasta que no haya fumata blanca seguirá existiendo en el Parlamento gallego una formación y un grupo parlamentario que se llaman igual pero cuyas partes fueron incapaces de mantenerse unidas hasta el final de legislatura.

Escritos rechazados

Pero los intentos de Villares no quedaron ahí. Según pudo saber ABC, el Grupo Mixto presentó unas enmiendas para el Pleno con el encabezado de grupo parlamentario de En Marea en el folio, algo que la Mesa de la Cámara pidió que no se volviese a realizar. Puede referirse a En Marea en sus comunicaciones con la prensa, por la calle o en Twitter. Incluso puede decir cuando tome la palabra en el hemiciclo que representa al partido En Marea, pero no que representa al grupo homónimo.

El malestar en los todavía poseedores del nombre de En Marea fue evidente durante el pleno. De hecho, tuvo que ser Manuel Lago quien hiciera un gesto a Santalices durante la intervención de Villares para que le llamara la atención, como sucedió.

Este fue el momento más destacado del primer pleno donde actuaban ya por separado En Marea y el Grupo Mixto, tras su sonado divorcio, último del actual periodo de sesiones. Los diputados de ambos grupos tendrán que adaptarse a nuevas tareas, como su participación en debates y comisiones en las que hasta ahora no habían formado parte. Tanto es así que el diputado Francisco Casal pidió cierta benevolencia a su intervención durante la comparecencia de la conselleira do Mar, Rosa Quintana, y afirmó que poco a poco iría mejorando sus conocimientos en este ámbito.

El PSdeG gana presencia

Los cambios en los grupos de la izquierda rupturista conllevaron una necesaria reorganización de los asientos donde se colocan los diputados. Luis Villares y sus afines se situarán detrás de sus excompañeros de En Marea. Curiosa paradoja: el magistrado en excedencia se ubicará detrás de Paula Quinteiro, la diputada rupturista cuya dimisión él mismo pidió en vano tras el escándalo del uso irregular de su credencial parlamentaria.

Además, el PSdeG ha ganado un nuevo asiento en la primera fila del salón de plenos, dejando de existir la separación con el BNG que se acordó a comienzo de legislatura. De nuevo, socialistas y nacionalistas son un todo continuo, como en los viejos tiempos. Otro cambio ayer fue la entrada en el grupo socialista de Carmen Rodríguez Dacosta como diputada autonómica por la provincia de Orense, en sustitución del fallecido Raúl Fernández.