El presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo (2d), participa en la romería del PP provincial que se celebra en el Ayuntamiento de O Pino
El presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo (2d), participa en la romería del PP provincial que se celebra en el Ayuntamiento de O Pino - EFE

El PPdeG busca ampliar la familia

Las direcciones provinciales de La Coruña, Pontevedra y Lugo despliegan negociaciones para sumar a los independientes

SantiagoActualizado:

Los que un día se marcharon pueden volver y quienes están llamando a la puerta para entrar, tienen las puertas abiertas para hacerlo. El PPdeG pone a punto su maquinaria orgánica para llegar a las elecciones municipales de 2019 con el mayor número de aliados posible. En tres de las cuatro provincias —Orense siempre como excepción—, el partido ha activado conversaciones con formaciones políticas independientes para sumar fuerzas y engrosar la familia popular.

Las direcciones provinciales se movilizan, con mucho sigilo, para amalgamar el voto conservador en todos los concellos de Galicia. «Lógicamente, uno de los objetivos que tenemos es concentrar todo el voto del centro-derecha en un solo partido; igual que nos votan en las autonómicas y generales, pues que en las municipales también se encuentren a gusto con las siglas del PP», resume Diego Calvo, presidente del partido en la provincia de La Coruña.

Son «divergencias» que, en el caso coruñés, se reproducen en «doce o quince» ayuntamientos señalados, donde candidatos independientes compiten por tener su espacio en el «caladero» natural de votos del PP. Algunos son exmilitantes del partido que se decantan por la escisión y arrastran a otros afiliados. Pero Calvo prefiere no singularizar para no destapar las conversaciones ni causar revuelo, tanto externo como interno. «Hemos hablado con todos nuestros portavoces en la anterior junta directiva pidiendo generosidad. Lo que tenemos que buscar son buenos candidatos y equipos que nos garanticen gobiernos», agrega para ABC.

Pontevedra señaló el camino de esta vía negociadora. El PP en la provincia va camino de renovar las cúpulas municipales en la mitad de los concellos. Ha celebrado recientemente los congresos de Arbo, A Illa de Arousa, Pontecaldelas, O Grove, Gondomar, Nigrán o Porriño; entre otros. Pero hay tres enclaves donde se está explorando la opción de integrar a antiguas escisiones del PP. Uno es Tui: existen conversaciones para que la Alternativa Popular de Tui y Ciudadanos Tudenses emprendan el viaje de regreso a la que un día fue su organización

El otro es Sanxenxo. Después de que Telmo Martín recuperara el bastón de mando, las circunstancias propician un acercamiento entre el PP y los independientes del SAL, comandados por el expopular Gonzalo Pita. Por último, Ponteareas. Allí ya se ha convocado una reunión para sumar a la Alternativa Ciudadana, reconoce el secretario general del PP provincial, José Manuel Cores Tourís: «En el caso de las escisiones, hay que tratar de que vuelvan y hacer un partido fuerte», explica.

El razonamiento es idéntico al de Lugo, pero la discreción es mayor. Hay plazas, como la de Chantada, donde la derecha también se fragmentó. La líder provincial, Elena Candia, admite la pluralidad de ejemplos. Señala que los «desencantos» no son «solo en un ayuntamiento» pero, ante todo, cautela: «Cualquier integración debe hacerse pública solo cuando esté cerrada», expone.

Y mientras en La Coruña, Pontevedra y Lugo, el PP se faja en la mesa de negociación, Orense sigue su propio rumbo. Los casos de A Veiga o Leiro, son «anécdotas» para el secretario general, Rosendo Fernández, que sintetiza : «En el PP de Orense, todo en orden».