El magistrado Luis Villares Naveira, en su despacho
El magistrado Luis Villares Naveira, en su despacho - CEDIDA

Luís Villares: un juez para liderar la Marea

Todavía sin propuesta oficial sobre la mesa para ser el candidato, este lucense cuya única militancia «es la Constitución» ya suena como gran deseado

SantiagoActualizado:

En el ambiente del llamado rupturismo flotaba durante meses la necesidad de que la cara visible de la Marea para las autonómicas fuese un independiente, una figura sin pasado político que pueda amainar todas las corrientes internas que confluyen en la candidatura de izquierda radical. En los últimos días parece haber fumata blanca en los despachos y emerge la figura Luís Villares Naveira.

Este magistrado lucense de 38 años ocupa actualmente la Sala del Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, tras haber pasado por los juzgados de A Fonsagrada, la Audiencia Nacional y el Alto Tribunal del País Vasco. Su perfil corresponde a una intención de repetir los éxitos que supusieron elecciones similares con Manuela Carmena o Xulio Ferreiro en La Coruña, y aunque pone por delante que no ha habido ningún contacto formal para ser el cabeza de cartel, Villares asegura a ABC que «ahora que predomina un discurso regenerador y de lucha contra la corrupción, que el de juez sea un perfil apreciado habla muy bien de la credibilidad de la Justicia».

El magistrado confiesa que todavía está pasando el impacto de verse como «el deseado» y abrumado por la oleada de comentarios que ha generado su posible nombramiento en redes sociales y entre responsables políticos del entorno de las Mareas. Si bien no asegura que se esperase el revuelo, tampoco lo ha pillado totalmente de sorpresa, ya que Villares lleva años ejerciendo la coordinación de la asociación progresista Jueces para la Democracia en Galicia.

Formado desde sus inicios en el Derecho del consumidor, al juez no le incomoda la etiqueta de «activista», pues en su carrera ha realizado diversas investigaciones de cuestiones como el plurilingüismo en Galicia, la catástrofe del Prestige y ha participado en conferencias sobre derechos sociales con profesionales del entorno de las Mareas y el nacionalismo.

«Verso suelto»

Preguntado sobre antiguas filiaciones políticas, sorprende la vehemencia con la que Villares replica que su única militancia y compromiso es «con la Constitución», más cuando se perfila como candidato por una coalición que promete la Carta Magna «por imperativo legal» y trufa sus discursos de expresiones como «el régimen del 78». «No puedo esconder que en ciertos ambientes definirme así provoca malas caras, pero ser independiente trae estas cosas. Yo no reniego de la Constitución porque creo que defiende unos valores muy positivos», señala sereno, y concluye que «las situaciones de emergencia social, moral, cultural o política tienen mucho encaje dentro del marco constitucional actual, porque los avances en materia de derechos sociales de los últimos años se han podido producir gracias a releer a fondo la Constitución».

Sin ser todavía candidato, Villares ya parece un verso suelto en la Marea, una vez más al más puro estilo Manuela Carmena. «Verso suelto puede, pero no soy de la Marea», bromea antes de despedirse.