La economista Silvia Parga y la responsable de Muller de CCOO, ayer en rueda de prensa
La economista Silvia Parga y la responsable de Muller de CCOO, ayer en rueda de prensa - MIGUEL MUÑIZ
Informe de CCOO y UGT

Las gallegas cobran de media 5.000 euros menos al año que los hombres

Las centrales alertan de la «precarización» dominante en el empleo femenino

SantiagoActualizado:

Las mujeres gallegas perciben de media unos 5.000 euros menos al año que los hombres. Así se recoge en sendos informes que ayer hicieron públicos los sindicatos CCOO y UGT y en los que también se destaca que la tasa de empleo femenina es ocho puntos inferior a la masculina. Los estudios constatan que las mujeres suelen ocupar puestos de trabajo en servicios con una menor remuneración y tienen contratos de mayor precariedad, inestabilidad y temporalidad que los hombres; lo que influye en que perciban un 16% menos de beneficios en prestaciones por desempleo y hasta un 40% menos en pensiones.

Según uno de estos informes —elaborado por la economista Silvia Parga y titulado «Empobrecidas por género, desiguales por salario»— la brecha salarial ha seguido «agudizándose» desde 2008, hasta el punto de que la ganancia media de las mujeres es hoy en día un 28,2 por ciento menor a la masculina. En este sentido, la autora del estudio ha puntualizado que para equiparar los salarios de ambos géneros, las mujeres tendrían que trabajar hasta 103 días más al año. En cuanto a las pensiones, el trabajo refleja que, a pesar de que las mujeres representan el 53,5% del total de la población, tan solo el 49,1% de ellas recibe prestación por jubilación, frente al 77,2% de los hombres.

Renunciar al empleo

La secretaria de Muller e Igualdade de CCOO en Galicia, Mamen Sabio, señaló ayer que estas cifras revelan que la «precarización» sigue dominando el empleo femenino, hasta el punto de que, a pesar de que las mujeres están «más cualificadas», siguen estando «infrarrepresentadas en los puestos de dirección de las empresas. Sabio añadió que, a esta situación, hay que añadir que muchas de las mujeres que acceden a un empleo acaban renunciando a él o recurren a solicitar una reducción de jornada para desarrollar «trabajo no remunerado» como el cuidado de familiares a cargo.

En este sentido, Mamen Sabio también subrayó que el 91,65% de las excedencias concedidas en 2016 y el 97,89% de los permisos de maternidad fueron solicitados por mujeres, algo que, en su opinión, «no hacen por decisión propia», sino que «en la mayoría de los casos» recurren a estas posibilidades para asumir «el rol de cuidadoras».