El conselleiro de Industria, Francisco Conde, en una visita a las instalaciones del aeródromo de Rozas
El conselleiro de Industria, Francisco Conde, en una visita a las instalaciones del aeródromo de Rozas - ABC

El aeronáutico presiona para que el aeródromo de Rozas impulse a las empresas gallegas del sector

Confían en que el socio que la Xunta elija para su proyecto de drones sea el más beneficioso

SantiagoActualizado:

Se prevé que la Xunta anuncie en breve el nombre de la empresa con la que se asociará para desarrollar su proyecto de aviones no tripulados para uso civil en Rozas (Lugo). Fuentes consultadas por este diario aseguran que la resolución está «a punto» y otras incluso estiman que será «en siete o diez días». Airbus, Boeing, Indra e Inaer son las firmas en liza. Se trata de una idea novedosa, y por ende compleja, dado que supone la asociación entre el Gobierno autonómico y una de estas compañías. De hecho, ha ocupado importantes esfuerzos en la Consellería de Industria desde hace varios meses en los que a pesar de que ha despuntado algún nombre, el sigilo predomina.

En vísperas de la noticia definitiva, el Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) quiso este miércoles expresar su interés porque el elegido se comprometa a que todo el sector de la Comunidad se beneficie de su presencia en Galicia. Este es uno de los requisitos que la Xunta —que invertirá 55 millones de euros— ha impuesto para decantarse por una u otra, pero dentro de esa horquilla, el CAG busca exprimir al máximo las posibilidades para el tejido industrial autonómico no solo a corto y medio plazo, sino también a largo como uno de los tractores de la economía. Por ello fuentes del sector piden que se garantice un control por parte de la administración más allá de cualquier promesa inicial.

«Confiamos en que esta adjudicación sea analizada detenidamente y que se logre crear una actividad económica e industrial relevante»
Enrique M. Mallón , presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego

Al margen de esta cuestión, el CAG expuso a través de un comunicado su confianza en el proceso de negociación seguido. «Este puede ser un hecho relevante para la industria aeronáutica gallega y la inversión en su desarrollo es imprescindible para su fortalecimiento», indicó el presidente del CAG, Enrique M. Mallón. No se decantan públicamente por ninguna opción, tan solo aguardan que aumente la carga de trabajo y las actividades en la cadena de suministro; que haya un acercamiento a los proveedores y «mayor visibilidad de cara a nuevos proyectos y a fabricantes que puedan llegar del resto de España y de Europa». «Confiamos en que esta adjudicación sea analizada detenidamente y que con ella se logre crear una actividad económica e industrial relevante en Galicia», manifiesta Mallón.