El de Rozas es uno de los grandes proyectos del conselleiro Conde
El de Rozas es uno de los grandes proyectos del conselleiro Conde - ABC

El aeronáutico, listo para el despegue

La Xunta resolverá este mes quién será su socio industrial en el proyecto para drones de Rozas: Airbus, Boening, Indra o Ianer. El sector confía en una intensa repercusión

SantiagoActualizado:

En pocas semanas, posiblemente a finales de este mismo mes, la Xunta resolverá la incógnita sobre Rozas, el aeródromo lucense en torno al que pretende consolidar el futuro del sector aeronáutico gallego con la creación de un polo industrial donde fabricar en serie drones para uso civil. El Gobierno autonómico, con una inversión de 55 millones de euros, inició el pasado verano la búsqueda de un socio privado que se comprometa en esta idea. De las nueve candidaturas presentadas, en este momento hay cuatro finalistas que optan a llevarse al gato al agua: Airbus, Boeing, Indra e Inaer. El sector, con empresas en Vigo u Orense, espera la resolución listo para beneficiarse del proyecto. «Los dos próximos años van a ser decisivos para saber si la industria gallega puede tener un hueco importante en este campo. Creemos que es el momento y hay que aprovecharlo», señala a ABC el presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG), Enrique M. Mallón.

Con optimismo también aguarda este despegue Jesús González López, presidente de la Unión de Empresas Gallegas de Aeronáutica (Udega) y gerente de Utingal, una de las firmas líderes en este ámbito. «El sector aeronáutico está ganando cada vez más peso en nuestro tejido industrial. Con el conocimiento tecnológico adquirido gracias a la automoción ahora se ha dado un paso adelante», comenta. En su opinión, el proyecto de Rozas supondrá un «aliciente» para que «quienes no están en este sector se puedan unir», pues el mercado de aviones no tripulados «es una línea de negocio en la que se espera un fuerte crecimiento». Según estimaciones de la Xunta, «la previsión es que hasta 2020 genere inversiones por valor de 67.000 millones en todo el mundo». Así lo apunta a Manuel Varela, director de Innovación y miembro del equipo del conselleiro de Industria, Francisco Conde, que impulsa este plan.

Nuevo polo en Nigrán

«En España, la Comunidad que hoy está siendo noticia con más frecuencia en el área aeronáutica y aeroespacial es Galicia y hay que aprovechar ese empuje, que se ve fortalecido por Rozas y por el Centro de Innovación Aeroespacial», anima Mallón. Esta unidad se ha constituido recientemente en el Porto do Molle de Nigrán, en Pontevedra, con participación de la Zona Franca y la Universidad de Vigo y patrones como Airbus. Este acuerdo, combinado con las inversiones desde hace años de empresas como Delta Vigo, Coasa o Utingal, ha generado un caldo de cultivo que favorece la posición de Galicia en este espectro. Comparte la opinión González López, quien añade a ese «cúmulo de circunstancias» el hecho de que «la crisis ha ayudado porque el automóvil ha caído y ha obligado a buscar en otros sectores que no sufrieran tanto y tuviera una demanda de trabajo mayor».

«Hoy más de veinte empresas de la Comunidad actúan como proveedores de primer, segundo o tercer nivel de las grandes multinacionales de la aeronáutica, con hitos como el alcanzado recientemente por la orensana Coasa, que participará en el pedido más grande de la historia de Airbus», recuerda Varela Rey. Sostiene que las empresas finalistas para el proyecto de Rozas «son las que presentan un mayor compromiso con Galicia, priorizando la creación de puestos de trabajo, la colaboración con empresas y centros de investigación gallegos, la implantación de centros de I+D, de industria vinculada a la fabricación de drones y la colaboración con otros sectores estratégicos».

Beneficios indirectos

Mallón corrobora que «parece que no habrá empresas gallegas beneficiadas directamente o, si las hay, serán pocas. Pero de manera indirecta esperamos que sea positivo», ya que favorecerá a empresas del área de estructuras (moldes, matrices, utillaje, cableado eléctrico...) y del área de sistemas: «Queremos que la llegada de firmas como Boeing o Airbus fortalezca el tejido y podamos llegar a participar en la construcción de drones. Que Rozas atraiga inversión y ponga a Galicia como foco de reclamo de inversiones en general».

La «transmisión de conocimiento» también es clave para González López, confiado en que el sector siga ganando peso en datos de empleo y facturación. Mientras tanto, la remodelación del aeródromo de Rozas, ejecutada por el Ministerio de Defensa a través del INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), prosigue «muy avanzada».